La Selectividad deja en evidencia el bajo nivel en matemáticas

Es la materia con mayor tasa de suspensos y con peores notas medias

(El País, Madrid)  Las notas de la Selectividad del pasado mes de junio arrojan un claro perdedor: las matemáticas. Con tasas de aprobados por debajo del 40% en algunas universidades, situada sistemáticamente entre las asignaturas de peores resultados por los estudiantes españoles, el nivel de los exámenes confirma un escenario que preocupa a los expertos desde hace años, en el que la enseñanza de las ciencias, en general, y las matemáticas, en particular, debe revisarse con urgencia.

Un poco más lejos, también se repite mucho en ese listado de los peores resultados la Física. La suspendió más del 40% en siete casos, han tenido suspenso de nota media en cuatro y en Baleares sólo aprobó el 36% de los jóvenes.

 La importancia de las matemáticas en la enseñanza está hipervalorada y es un ganapán para los profesores y las academias.  Un ejercicio fútil en rizar el rizo de ecuaciones, una cosa muy española: la enseñan tontos émulos del maestro Ciruela y no la aprenden los gandules de los estudiantes.

De mi diré -y yo aprobé Matemáticas- que de nada me ha servido en la vida saber demostrar la existencia de los Números Reales por Cortaduras de Dedekind, ni simplificar ecuaciones por Ruffini, o saber operar con Números Complejos y un largo etcétera.  No le sirve ni al científico, cuanto más al que no lo sea.

En el artículo se les desliza una pequeña verdad:

«A veces, los profesores se centran tanto en preparar a los alumnos para el examen que se olvidan de la materia».

Es un aprendizaje fútil, destinado a pagarle el sueldo al profesor.

Claro, que a los estudiantes españoles les pasa igual con todas las materias:

El reto del inglés

En la comparación de las materias que más se repiten entre las peores de Selectividad, un poco más lejos de Matemáticas y Física, está el Inglés, la eterna asignatura pendiente de los españoles. La nota media da suspenso en la Rey Juan Carlos y Granada, y en seis casos ha suspendido más del 40% de los alumnos.

Y a los que pasan inglés se lo han regalado.  La realidad es que los estudiantes españoles están en el aula obligados y que de padres zoquetes hijos mendrugos.  Qué les vas a hablar de estudiar a hijos de ignorantes que no compran el diario -o compran Marca, o el As color- cuyas madres están hipnotizadas por la telebasura española -la peor tv de Europa, a pesar de los esfuerzos de Berlusconi por hacer una tv italiana peor que la española: peor, es  imposible- todo su entorno es un entorno cretino a más no poder: ignorantes, alcoholizados, drogadictos prácticamente todos los estudiantes españoles, prostibularios -con esto de la crisis, se van a encontrar a la madre y a la hermana haciendo horas en el puticlub- consumistas, y gandules de baja inteligencia natural por supuesto, su destino natural era el trabajo bruto y hasta eso se ha vuelto imposible.

¿Hay excepciones?  Por supuesto.  Están en las bibliotecas haciendo sus deberes, que yo los veo.  Es a esa minoría que hay que dirigirse.  La enseñanza debe volver a ser una especie de autopista con carriles a distintas velocidades: una elemental y lenta, para los lentos de nacimiento que no pueden aprender nada, y pistas a diferentes velocidades para la minoría que puede, y quiera: que en esto la voluntad cuenta mucho.

España, con simpleza administrativa administrada por funcionarios carreristas, ha intentado lo que es del pensamiento post-moderno: el Café para todos.  Un absurdo, el mejor ejemplo, este disparate de bien pensante de Zapatero y su ministro de la cosa que los jóvenes españoles aprendan todos inglés.  Imposible de lograr, por un hecho elemental: la mayoría no puede ni aprender español, o la jerigonza local si hablamos de las Autonomías de las Jerigonzas.  No pueden, porque si apreciamos que el Coeficiente Intelectual Medio según Curva Normal sea 100, por cojones -dice el científico- la mitad de la población cae por debajo de 100, y el que no entienda esto es tonto, cae por debajo de 100.

Una cosa que no cuenta la noticia.  En España, el estudiante de Secundaria tiene que aprender de idiomas, pongamos en Alicante:

Español

Latín  -sí, sí, no lo han quitado, es mentira que lo quitaron, yo lo tuve que aprender a los 11 años.  Es que hay gente en España que quisieran que estudiaras Latín 20 años, para cuidarse el empleo.

Valenciano.  Jerigonza utilísima para entrar a trabajar en la Administración y sin el papelico olvídate de ser empleado público. Aprenderlo bien, a hablar, leer y escribir es dificilísimo y lo tienen que estudiar diez años o más.

Inglés.  Lo estudian desde la escuela y no aprenden un carajo, se los tienen que ir aprobando o quedarían todos en Primero Escolar.

 Y otras materias tan relevantes como Religión Católica.

Se puede disculpar al estudiante zoquete televidente, porrero y gandul de la PlayStation que le aplican este programa de inutilidades acumuladas.  Se tira en el sofá a ver El Gran Hermano o cualquier otro chusmerío.  Y cuando pasan las noticias, cambia de canal, porque de lo que pasa en el mundo o en España -salvo del fútbol- se la suda.  Como al zoquete de su padre y la fregona madre.

Por Armando