Última moda y clara señal sexual

Los zapatos siempre han sido en la mujer una señal sexual importante. Recordemos que las grandes prostitutas de Venecia caminaban sobre zapatos de suela de corcho tan gruesa que las tenían que ayudar soportadas por dos siervitas o se caían.  O los diminutos zapatos de las chinas de antes de la República.  O las Grandes Horizontales, como la mujer de Ferdinand Marcos de Filipinas que tenía miles de pares, y en realidad le das a cualquier mujer una tarjeta de crédito y sale corriendo a comprarse zapatos.

Esta es de ahora, de ahora mismo, así que señoritas que andáis a busca y captura:

Kristin Davis and Sarah Jessica Parker en Sex and the City 2 que salen a buscar hombre (a ser posible con buen trabajo y billetera, y coche bueno y casa en barrio fetén) se han puesto zapatos de Christian Louboutin, que forman parte del triángulo calzaturificcio de Manolo Blatnick, Jimmy Choo y Louboutin.  Que en caso de que nunca hayas oído hablar de ellos, es porque cuestan u$a 600, sí 600 dólares o sea 400 euros cada par.

Los Louboutinos son más sexys que los Manolos pero no son tan de putita como los de Gina ni tan elegantes como los de Rupert Sanderson sin caer en la ordinariez de los Choo ni llegan al nivel de artista de Jonathan Kirkwood.

Y si no tienes ni idea de lo que hablo es porque no te puedes permitir gastarte 500 dólares y más en un par de zapatos, copón.

Y es que el poderío de un hombre -o de una mujer que tiene hombre- se nota en la billetera y se exhibe en un relampagueo de suela roja en el pie de la hembra. Las hembras de los mandriles hacen una cosa equivalente con el rojo de sus nalgas, y les funciona muy bien.

☼  Una buena imitación es esos zapatos de los chinos que te compraste de rebajas, pitufa, y pintar con cuidado la suela con esmalte rojo.  A ver si alguno muerde.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.