400.000 visitantes de cruceros a Montevideo y no hay nada que ver

.

En Montevideo no hay nada interesante que ver para el turista, es una ciudad muy fea y muy pobre.

Las autoridades piensan que se vayan al Mercado del Puerto ¡vaya mugre que es eso! que se llenen la pandorga con comida y se paseen ¿por la Ciudad Vieja?

A lo mejor el comisario que la administra le dio orden a los chorros que no toquen a los turistas, que se dediquen a los nacionales, según a quienes o sea que no toquéis a los clientes de ese comercio que me paga la protección, y en ese plan.

En Montevideo, cuando al Uruguay lo llevaban mal que bien los colorados y los blancos, supo haber un Museo de Historia Natural, de fama mundial aunque los comunistas no lo sepan. Y algunos lo saben, me extraña que no hagan nada por recuperarlo, pero a lo mejor son comunistas cultos, que los hay, y por lo tanto impotentes ante la nulidad oficial.

De fama mundial por sus investigaciones, por su tarea de mantener alta la cultura científica del país.  El local estaba en un ala del Teatro Solís y exhibía para el curioso niño que era yo entonces y los cultos visitantes, un tesoro de fauna, de flora, de artefactos exóticos, de cosas de los indios de Brasil colectadas en difíciles expediciones de uruguayos de otra época.  Los investigadores y estudiantes de la Facultad de Humanidades y Ciencias -yo me contaba entre ellos- tenían acceso a sus materiales, a su importante biblioteca, al contacto con el personal de zoología, de botánica de otras ramas del saber, personal escaso pero muy sabio y esforzado.

Eso lo destruyó el actual Intendente de Montevideo, el señor Ehrlich que fue investigador según él pero que de mantener una línea de trabajo científico absolutamente original y nacional de eso no entiende y lo cerró, por desidia, por incomprensión y pura ignorancia e incapacidad y a lo mejor a mala leche, que de esta gente cualquier cosa se puede pensar.

El visitante culto o simplemente curioso de la Historia Natural del Uruguay no tiene ningún sitio donde enterarse y tras ver en la Avda 18 de Julio un monumento repugnante levantado al asesinato, el homicidio y la guerra civil ensalzada, ver el deplorable panorama humano que se le presenta a sus ojos y ver que aparte de estatuas a caballo levantadas a homicidas de su propia gente, y bares repelentes y casas pobres no hay más nada, gente pobre y mujeres mal vestidas, se va con una mala y correcta impresión: un país 40 años retrasado, y encima empeorado si se compara con lo que era hace 40 años.

¡ Siempre se le puede llevar a que vea la feria de 8 de octubre !

Por Armando

6 comentarios en «Visitantes a Montevideo de Nada»
  1. No comparto. A mi me gusta mucho la Ciudad Vieja, cuando tengo oportunidad me gusta dar una vuelta por ahí. Tiene lindos museos, una interesante feria los domingos y comercios algo caros pero lo normal para el turista.
    El Mercado del Puerto siempre me pareció fabuloso. No es un lugar al que pueda ir seguido, pero se come estupendamente y se toma mejor.
    Es cierto que hay ladrones, pero Ciudad Vieja también esta llena de policías, especialmente cuando hay turistas. Los que hacen un tour, también cuentan con atención especial de la Policía Turística. De todas maneras, hay mucho menos crimen que Buenos Aires o San Pablo.
    Cosas que creo valen la pena recorrer de Montevideo. Nuestra Rambla (costa), La Ciudad Vieja con su Mercado del Puerto, la feria de Tristan Narvaja y algo de nuestra vida nocturna (averiguar por ciclos como Museos en la Noche).

  2. La ignorancia que abunda en esta página es increíble. Montevideo es una ciudad hermosa, tanto para el turista como para el que vive acá. Si, hay crimen, como en todos lados, pero quédese tranquilo, no va a temer de ser secuestrado en un taxi, los criminales no tienen el poder como para derribar helicópteros, y aunque el transporte público no es el más moderno, usted no va a correr el riesgo de morir en una explosión a bordo de nuestros omnibuses. La gente aquí tiene bien en claro de lo que vivimos, por lo tanto sabe que un turista es un amigo. En cuanto a las atracciones que la cuidad pueda tener, son miles, desde museos, exposiciones artísticas, teatros, etc. También está la rambla, y playas. Para la noche hay infinita variedad, desde pequeños pubs, restaurantes, boliches, de todo.
    En fin, Montevideo no es una ciudad ideal, pero de ahí a afirmar que no tiene “Nada” para ver me parece una falta de respeto. Disculpen si no podemos entretener al turista español matando animales inocentes en el estadio centenario.

  3. Qué encantados de haberse conocido que están los montevideanos.
    Sí, el teatro está muy bien, lástima que muy pocos de esos turistas deben ser capaces de seguir una obra en castellano. Es decir que no concurre ninguno.
    En el ómnibus quizás no te pongan una bomba, pero con más probabilidad te puede matar un punguista, un menor del Inau.
    O te puedes caer por un agujero al piso y te mata el ómnibus de cutcsa, como le pasó a un uruguayo no hace mucho. Eso, igual que lo de la bomba en autobús de Londres es excepcional, pero lo que es diario para el sufrido pasajero en Montevideo tienes que aguantar el asqueroso espectáculo de mendigos tuberculosos, vendedores de condones, de peines, gente que toca quena, charanga y bombo en el ómnibus, recitadores de versos, cantores de tango, más mendigos, punguistas que se hacen los borrachos para punguear mejor, vendedores de la revista Unión Soviética con lámina para enmarcar -uy, lo de la revista ya no es ahora, lo demás igual que hace 40 años.
    Para sorpresa y desconcierto del lector uruguayo eso no pasa en Europa. Eso, botijas, eso no es normal.
    Y además los muy gandules te tocan «a desalambrar, a desalambrar» igual que hace 40 años: andá a desalambrar a los sojeros brasileros.

  4. Totalmente de acuerdo. No hay nada para ver. Estuve hace poco y la ciudad esta cada vez mas rota, sucia y pobre.

    No vayan.

  5. Joder, estos socialistas europeos a los que no les gusta la gente. Digo, por algún motivo parece que les molesta que alguien viva de cantar en los ómnibus o de vender caramelos.
    Difícil que te mate un punguista, sí es uno bueno ni te enteras de que se llevo tu billetera. Ver definición de punguista. Y sí te enteras, corren.
    Un turista en un lugar para turistas, no tiene nada que temer, están llenos de policías. Sí esta perdido o necesita ayuda, la mayor parte de los uruguayos es amable y somos muchos los que hablamos algún idioma más que español. Yo sin ser turista me he perdido y siempre encontré a alguien que me dijera como llegar a mi destino.
    Atracciones. Camina por Ciudad Vieja en la tarde y es muy probable que te cruces con una cuerda de tambores. Camina de noche por 18 y te vas a cruzar con algún toque, ahora hay muy seguido en el Callejón de la Universidad. El ciclo de museos en la noche. Recitales y bandas.
    Camina un sábado de tarde por el Parque Rodo y te cruzas con una murga joven ensayando.
    A nada de tiempo en coche tenes Punta del Este o Piriapolis. La primera un balneario de moda y del que podes ver en E! Entertainment, la segunda un balneario realmente hermoso. Algo más lejos, Rocha que esta muy de moda, hacía el otro lado Colonia y su ciudad vieja.
    Cerca de Piriapolis la reserva de Pan de Azúcar, realmente digna de visitar. Con sus ciervos, coaties, pumas… cerros hermosos y naturales para escalar. Yo subo a el de Las Animas cada pocos meses.

    Que encantados de conocerse que están los Europeos.
    La opinión que tengo de conocidos que han estado en Europa, es mala. No recibieron el mismo trato amable que damos y estamos acostumbrados. La vida es mucho más cara. Todo es más impersonal.
    Igual, los uruguayos que se viven allá, lo hacen por el dinero, porque acá la situación económica es mala. Los Europeos, Canadienses y Americanos que viven acá, si, no son muchos, pero los hay, viven en Uruguay porque se vive mejor.

  6. Me permito decir de releer el artículo, porque el meollo de la cuestión era, que de revivir el fenecido o agonizante Museo de Historia Natural, además de su alto valor científico es un atractivo turístico más y de los más importantes. Ahí es nada la cantidad de personas que van a visitar el Museum of Natural History en Londres, el equivalente museo en Oxford, el equivalente en Cambridge, etc.
    Mientras que las investigaciones en Bioquímica se pueden hacer igual en cualquier parte casi todas, la Historia Natural de las plantas y los animales es absolutamente peculiar de cada región y Uruguay tiene muchos endemismos, es decir especies que sólo viven ahí o se dan ahí en abundancia.
    Mientras que las investigaciones en Bioquímica, por su misma naturaleza, son rápidamente superadas y modificadas por otros laboratorios en otras partes del mundo, las investigaciones en Historia Natural y en Paleontología y en Ecología tienen un valor mucho más permanente.
    Cuestión de sumar, no de restar.

    En cuanto a la defensa del ambiente chungo y delincuente y lo penoso del montevideano, aparte de que supongo que pocos turistas tomen el ómnibus a ninguna parte -por obvias razones- lo que no advertís por estar hundidos hasta la boca, es que todo eso que yo denuncié crea delito, es un caldo de cultivo del delito. Es la llamada Teoría de las Ventanas Rotas. Y no, a los europeos como tenemos mala leche cuando tomamos el autobús, el tren o el metro vamos a lo nuestro y nos jodería mucho un conjunto boliviano incordiando en el vagón del metro, un cantor, poetastro, etc. En Madrid ocurre, no te lo voy a ocultar, no es frecuente pero se cuelan. Son, es supérfluo decirlo, latinoamericanos ilegales y lo que tienen que hacer es lo que -gris marengo- hacemos todos: laburar, pagar la seguridad social que consumen y dejarse de hinchar los cataplines.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.