Científico israelita a regañadientes reconoce la superioridad francesa

Nuestro buen amigo el Dr.  M. J. -biólogo e industrial- fue a Francia, comenta esto. Foto y todo.

Llegamos a Israel en 1982.

Era entonces un país sumamente espartano.

Había dos vinos:

1.       Uno dulce para brindar en la Pascua (MUY empalagoso, hay que ser religioso para tomarlo y en vaso chiquito)

2.       Adom Atik (“tinto viejo”) que lo usaba el ejército para tirarle a los palestinos hasta que la Convención de Ginebra lo prohibió en el marco de las limitaciones al uso de armas químicas

Hoy hay en el país más de 200 bodegas “boutique”.

En el ’82 había 3 quesos:

1.       Un “amarillo” (vagamente similar a un “colonia”)

2.       Blanco de untar

3.       Cottage (otro blanco pero con “gránulos”)

Y se acabó, no había otro queso.

Hoy en día son producidos todos los quesos imaginables y hasta se exporta quesos a Francia !

Cosa que nos ha llevado a los israelíes (entre ellos a mí, mea culpa ! ) a sostener que nuestros quesos son excelentes, comparables con los franceses.

La semana pasada estuvimos en el Midi francés, en Roquefort,  y en un par de oportunidades hicimos pic-nic degustando diferentes quesos seleccionados por unos amigos locales que nos guiaban.

Retiro lo dicho, solemnemente.

Ningún queso israelí se parece, ni de lejos, a lo que estos franceses hijos de su madre son capaces de producir.

Ni en sabor, ni en aroma, ni en textura, ni en …, ni en …

Una liga diferente; los muchachos del campito de la esquina comparados con la selección brasilera.

Alabada sea la revolución francesa que puso semejantes cosas a disposición de nosotros la plebe !

M. J.

PD – Y ni me animo a mencionar los embutidos porque es un tema religioso … dios existe !  (o satán por lo menos)

PPD – Comí más colesterol en 7 días que en los últimos 7 años; los franceses son la demostración viviente de que la relación colesterol/salud es una farsa inventada por la industria de la alimentación sana.

  • Y eso que mi amigo no conoce el Queso de Cabrales

Comentario de la Dra A. B.

Dicen que el tema del colesterol en Francia se controla con el vino.
No se si sera cierto, pero la verdad es que todo lo que se come ahí es delicioso y uno no se acuerda de ninguna peste mientras lo esta ingiriendo.
Lo que dice M*.  me hace acordar a un embajador uruguayo (pariente por eso lo digo) que el 25 de agosto hizo una gran comilona en la embajada uruguaya en Francia para festejar la independencia con mesa de quesos y vinos uruguayos que pretendía vender (iluso él).  Por mas buenos que sean nuestros quesos, que lo son, no se comparan con los franceses. Que se sigan ciñendo al mercado mexicano en donde somos los reyes. El éxito del banquete fue una torta pascualina hojaldrada hecha con todas las de la ley por la cocinera de la embajada que era de Sarandí Grande.!!!!!  Y unos buñuelitos de sesos también tuvieron lo suyo.
  • Como pueden comprobar, aunque estemos angustiados por el Pico Petrolero, la Crisis Financiera, la Gran Depresión II, los conflictos bélicos de Oriente, la Extinción de Especies y otros temas del más alto rigor intelectual, oye tú, eso no quita al hedonismo su lugar propio.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.