Venado quiere decir: con una vena: con una vena de locura.

Es un país que ha perdido totalmente el equilibrio, la tranquilidad, la razón.
No sólo es un país que la gente muere y mata por una botella de cerveza (culpa de los gandules comunistas que destruyeron los puestos de trabajo), los delitos, la angustia, la carestía, el desabestecimiento, los conflictos constantes que superan a un gobierno de poca autoridad y un pueblo desnortado, cada vez más inculto, empobrecido y brutalizado.

En Halloween, fiesta extraña a nuestras costumbres y que ha sido promovido por MacDonalds e imitado por tanto botarate sin personalidad, pero al fin es una fiesta de niños, unos chiquilines fueron rociados con spray por un criminal cretino. Uno quedó transitoriamente ciego, la niña casi se muere de un ataque de asma.
Luego el malhechor arremetió contra la policía con el auto, en fin, para que os vayais enterando de como son las cosas en los países civilizados europeos, en el Reino Unido lo hubieran matado las fuerzas del orden de tiros en la cabeza con balas dum-dum, que aquí son legales.
En Uruguay no, claro, que se ve que necesitan más delincuentes.
No hay en Inglaterra delincuente que sobreviva a un tiro de la policía armada, los matan siempre y sin problemas. Menos problemas que en Brasil, y eso lo digo a propósito porque en Londres, en el Metro, asesinaron a un brasilero inocente completamente, dicen ellos que por una confusión.

En Montevideo huelgas y enfrentamientos de los bancarios, histéricos que se agarran a trompadas.
Los liceales toman sus institutos, rompen los cristales -se han enseñado del Frente Amplio, en un país que no sabe hacer cristales de ventana, ni sabe hacer casi nada; atropellan a profesores y autoridades en plan patota. Total les sale gratis total.

Los comunistas en fiestas para celebrar el tercer aniversario triunfal, despotrican contra el gobierno de ellos, contra Tabare y contra Mugica, mientras otros hacen asquerosas fiestas, de villeros bichicomes, de basura humana que parece se hubieran vuelto tontos, les faltan las plumas en la cabeza.
Que por cierto van cuatro venados, que parece en Uruguay funcionara la selección natural pero al revés: el más tonto y delincuente comunista quiere mandar. Y la población angustiada y desorientada.
Y sacrificios de animales vivos a Umbandá, fiestas degradadas y degradantes que atentan contra el civismo y vuelven a la gente cruel y más necia si cabe.

Un ministro muy inútil como el Arqt. Arana da orden de comienzo del trabajo en Botnia, y desde las Californias el Sr. Presidente da orden que no.
Eso estimula la agresividad de los elementos terroristas argentinos, que notan vacilación y debilidad.
Es contar y no acabar.
En Uruguay hay un vacío de poder.
Está gobernado por un Don Tancredo, como decimos en España.
Don Tancredo: era una curiosa figura del toreo. Se trataba de un señor con traje de luces, que entraba al ruedo, con una silla o sin silla. Se sentaba en la silla, frente a la puerta por donde iba a salir el toro y se quedaba ahí, absolutamente inmóvil.
Salía el toro a toda velocidad, veía esa cosa tan extraña ahí, jamás vista. No reconocía que era un ser humano y lo eludía.
Pero si Don Tancredo movía una pestaña o respiraba, el animal se daba cuenta que eso tan raro era un ser vivo, y acometía con malas consecuencias.
dtancredo.jpg

El Dr. Tabare hace como Don Tancredo, no reacciona ante nada, deja pudrir todo, que los melones se acomoden en el carro como quieran, y él tranquilo, para qué vas a ir a trabajar.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.