Ministros, diputados de 70, 80 años. No es un país joven, es un país canceroso, viejo y decadente.

En el Palacio Legislativo, Montevideo, el cuarto más usado es el W.C. No hay quórum por las filas de diputados, ministros, subsecretarios, dolorosamente inclinados al mármol, exprimiendo unas gotitas de orina.
La próstata no nos perdona a los hombres. Ese órgano sexual que rodea la uretra, del tamaño de un huevo de paloma, de paredes inelásticas y relleno de un tejido que prolifera cuando los testículos decaen en su función de órgano de secreción hormonal interna, y aprieta la uretra, no permite la micción.

El viejo prostático, porque de uruguayos viejos hablemos, consigue exprimir unas gotitas, le escuece la punta del haba -es señal precursora del Párkinson, te enteres- y se retira, anadeando; tendrá que volver a los pocos minutos a repetir la ceremonia. Y se le cuela una molestia:
Como dijo Aristóteles
Y confirmó Platón,
La última gota siempre
Se cae en el pantalón.

En otras culturas, en tiempos más viriles -en Irlanda en tiempos celtas, por ejemplo- al Rey se le respetaba mientras era potente en la micción. Cuando el chorro de su meada perdía distancia y fuerza señal de que sus funciones vitales decaían, y lo sacrificaban a los dioses para que su puesto ocupara un joven líder y viril.

El decadente Uruguay parece la URSS antes de su desaparición. Por entonces Brezhnev tenía que dormir sentado, apoyado en almohadones porque el vejestorio se ahogaba, su país paralizado se hundía: Y lo reemplazaron otros ancianos cancerosos, paralíticos, inútiles totales -Andropov, Chernenko. El gran Imperio Soviético pereció entre las manos muertas de aquellos viejos que parecían salidos del cementerio con permiso del enterrador.

paralisis

¡Qué diferencia con la cultura española moderna !
Por esa época España se libraba del anciano dictador que la oprimió tanto tiempo, y de los viejos fascistas también ochentones, y subían al poder jóvenes presidentes y ministros de treinta, cuarenta años: Adolfo Suárez, Felipe González y sus ministros, alguno se acababa de poner pantalón largo. Socialistas o no, todos eran jóvenes profesores universitarios, jóvenes ingenieros, recién titulados casi todos, muchos con títulos de la Sorbona o de la London School of Economics, o de Harvard y otras universidades de prestigio.
La experiencia que no tuvieran la suplieron con ganas de hacer y una polla bien dura, no como el Parlamento uruguayo, el club de los caídos.

Qué contentos estábamos en Europa con Yeltsin, borracho viejo que no valía para nada. Un poco más y nos quedamos con Rusia: A llegado el joven Putin, es una fiera, y nos lleva de puto culo.

Y tienen el cinismo los vejertos del parlamento de preguntar porqué se van los jóvenes uruguayos, como los balseros de Cuba.
¡ Para no darte de comer a vos, viejo inútil !
Que te pague la jubilación tu madre: por mentiroso y por inútil y empobrecer al país.

El parlamento uruguayo, y los ministerios en sus puestos de confianza, están ocupados por ancianos enfermos, tumorosos y hasta cancerosos, pegados al sillón con poxipol. Gente ignorante sin preparación ni conocimientos y que no rinde, que no han hecho nada en su vida privada, profesión o carrera -los pocos que la tienen.

Un país paralizado por viejos paralíticos, sin reflejos, sin fuerza muscular ni mental, con mala baba como todos los viejos.
Y una cosa que no sabéis de los cancerosos y relevante por la cantidad de estos enfermos que hay ahí en el Parlamento y en el gobierno. Los cancerosos son muy malas personas, es una enfermedad resentida. El canceroso por desgracia no es como el que le da un infarto: Y el muerto al hoyo y el vivo al pollo, que el cementerio está lleno de gente sin la que el país no podía vivir.
El canceroso en cambio, por desgracia hoy en día dura mucho. Y le reconcome ver que él se va a ir a pudrir y que la vida sigue y que otros disfrutan y que otros viven y que otros progresan. Y no se muere el enfermo y se come por dentro, de la rabia que le da.
Y te lo paraliza todo, por el gusto de joder a los demás y de cobrar por hacer como que hace algo.

Joven y jóvena: te enteres que los viejos cancerosos son tus enemigos, no buscan tu bien.

Te organizan un Movimiento de las Juventudes del partido Nacional o Colorado o Comunista [da lo mismo, esos viejos son todos una piña] precisamente para tener a los jóvenes bajo la pata y que no molesten no sea que les vayan a sacar el pan de la boca.
Y si son tupamaros/comunistas los mandan de carne de cañón, a ver si consiguen mártir y pueden vivir toda la vida de picotear el viejo inmoral en el cadáver del joven muerto. Ahí está Liber Arce que no me deja mentir y el tan fanático que no se dé cuenta de esta verdad, que picotee en vez de enterrarlo de una maldita vez.

-“Cállese, imberbe,” le dijo el otro día un brutal prostático ignorante inútil total, a un diputado rival de 30 años.
Le tendrán envidia al hombre joven porque coge todos los días no como ellos.

Os lo tenéis merecido los uruguayos. Os han hecho el timo del billete premiado: “Festejen uruguayos, festejen, nos ha tocado la lotería.”
Os habías creído que los ancianos asaltantes de bancos, secuestradores del embajador de Gran Bretaña, de Pereyra Reverbel, de un zapatero, rompedores de vidrios de General Electric [anda joven, ves a pedir trabajo a General Electric, la expulsaron éstos a atentados], destructores de su propio país en suma y para no hacer la lista larga, os creíais que iban a robar para vosotros, así os podíais echar la siesta y no trabajar.

Como no echéis a viejos ignorantes y pongáis gente joven con un buen par, os van a seguir comiendo las pulgas.

Por Armando

2 comentarios en «Uruguay, su clase prostática»
  1. y cuando hablas de los q tienen cancer la misma mierda yo me fume un caso asi y es tal cual lo decis vos se dedican a pudrir el entorno que lo rodea y no les importa nada se cagan en todo q asco ni pena siento en decirlo pero es la cruda verdad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.