Falsa oposición   Juan Oribe Stemmer
La materia más valiosa para un país es la materia gris de sus habitantes y la riqueza esencial de una sociedad es su gente. En un mundo tan dinámico, las nuevas generaciones son especialmente importantes. El gobierno se encuentra en el proceso de definir una Estrategia Nacional para la Infancia y Adolescencia que toma como punto de partida la situación en el año 2010 y se enfoca en el 2030.

Estáis perdidos, los uruguayos sois idiotas genéticos.  ¿Te gusta que te hablé así, bien a las claras?

Desde que os conozco, y es desde 1959, que oigo la misma monserga.  «La educación y la preparación de la juventud, que es el futuro del país.»  Así os va, es lo que habéis hecho siempre y en exceso.  ¡Pero si vosotros, hoy y ahora, sois los que vuestros padres creían era el mejor futuro del país, y mira lo que habeis hecho! Si éste es el resultado de la escuela, más vale cerrarlas.

Mejor ponéis la esperanza en el trabajo, que sois un país de gandules.  Todos los tontos sin excepción son haraganes, y nadie más haragán que los uruguayos, los reyes de la huelga.  Tenéis una  democracia -por llamarla algo- que practica la selección al revés: el que sabe, sabe y el que no sabe es jefe.  Y si es un anciano enfermo e inútil todavía mejor.  Como Batlle, un hombre que no valía para nada.  O el Dr. Tabaré, pluriempleado, anciano -tiene más de 70 años, con cirugía estética: y como todos los médicos, se coloca de drogas que si me las metiera yo, iba preso- y que de Intendente de Montevideo destruyó la capital.

Como dinámicas alternativas, el Frente Amplio dispone de dos ancianos de más de 70 años, Mujica y Astori.  Ejemplo de la buena preparación de los uruguayos y aún dicen que antes la enseñanza era mejor que ahora y a las pruebas me remito, mira a estos dos.  O el Arquitecto Arana, otro animal capacitado.  Es de ridículo que hombres en la flor de su potencia, digamos entre 30 y 50 años y obedezcan a viejos prostáticos que nunca valieron para nada.

Uruguay es un país que no ha contribuido con nada a la cultura universal.  Lo que hace buenos a los países es el trabajo, la disciplina social, las buenas costumbres, el comercio, la industria.

Un país donde los ciudadanos no tienen derecho a sus bienes ni el Estado protege sus vidas y haciendas, donde los dirigentes están todo el tiempo llamando al robo y al saqueo, instando a la huelga y a la indisciplina y ponen de ejemplo a degolladores del siglo xix, y medran de ello  -lo que indica que el uruguayo es un ser podrido hasta la médula y poco inteligente- un país así está condenado a ser lo que es y ha sido siempre, tal cual él es.

Y empeorará.

Por Armando

3 comentarios en «Uruguay pone su esperanza en la materia gris de los uruguayos»
  1. Me siento acompañado con el hecho de que piense que el Uruguay está habitado, pero aún peor, dirigido por rosqueros que han hecho de la mediocridad un culto.
    A quienes conocí trabajadores los han desanimado a fuerza de premiar a los vagos.
    El que sabe, sabe y el que no es jefe, se aplica a rajatabla.
    A quienes conocí rebeldes frente a tanta hipocresía, los encontré mansamente amordazados a fin de no perder lo poco que han logrado.
    Realmente es frustrante el Uruguay y se lo reconozco.
    Lástima que me vine a Almería por trabajo y conocí exactamente lo que Ud. describe del Uruguay.
    Me hice más de 9 mil kilómetros para conocer una realidad que no por lejana , deja de ser igual.
    Lo que me anima a decirle que su diagnóstico es certero y que nos reafirma a unos cuantos en el convencimiento como Ud. de que es el trabajo constante lo que saca adelante un país.
    También espero que seamos cada vez menos los cagones que no nos avivamos que era cierto lo que decía Artigas con lo de que » nada debemos esperar sino de nosotros mismos».
    Me parece que esa cita es verdadero mucho antes de que la utilizara él.
    Y si no pregúntele a los países que fueran hechos pedazos por guerras o desatres naturales.

    AGL. Comprenda y disculpe que yo a veces me expreso de una forma áspera, pero es sólo cuando el autobombo y el ditirambo alcanzan niveles insoportables.
    Le diré, que yo nací en España, me eduqué en Uruguay, volví a España, regresé a Uruguay, regresé a España [si me ahorrara todo ese dinero gastado en barcos transatlánticos y aviones, yo era rico] y harto y más que harto de mis queridos compatriotas ibéricos, mal rayo los parta, me largué a Inglaterra.
    Como puta por rastrojo, que decimos en Zaragoza.

  2. Quédese tranquilo que no sólo ya lo había entendido, sino que ahora también comparto su indignación ante tanta imbecilidad.
    Es que uno siente muchísima impotencia ante conductas tan destructivas.
    Y que quiere que le diga, lo compadezco por haber ido tantas veces al Uruguay, pero siento que en el fondo algo lo quiere, como yo que nací ahí.
    Justo es decirle que también me llevo muy buenos recuerdos de España y lo considero un punto de inflexión en sentido positivo en mi forma de comprender el mundo y en consecuencia, tomar mejores decisiones.
    Le agradezco la respuesta y le digo que si tiene ganas, en noviembre viajo a Inglaterra con mi señora y lo invito a una cerveza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.