La Suiza de América, torpe en finanzas y nula en ideas y creatividad

Ya tengo dicho y demostrado que los uruguayos el único estilo que conocen para hablar de sus cosas es el ditirambo.  Y no es que se equivoquen siempre, aciertan a veces. Pocas veces.

El problema del ditirambo es que se acaban creyendo sus propias mentiras.  Y mentiras son lo de Suiza de América, la sofistería de Patria Financiera, los versitos criollos de La Tablita y del Atraso Cambiario y un largo etcétera.

La realidad es cruda, es sobre todo la usura simple.  Los Servicios Financieros al productor son pocos, son un engaño, son caros.

Por no tener, no tienen ni una Caja de Préstamos a Estudiantes, para que pudieran mantenerse modestamente mientras estudian, y como ya expliqué es regla en Gran Bretaña.  Esto es de que «antes» el estudiante provenía de hogares con suficientes entradas, y además la vida era más simple y más barata.  Hoy, aunque los estudios sigan siendo gratis (y yo de ninguna manera propongo que se cobren) los jóvenes tienen más necesidades y más caras.  El Estado, o sea la Sociedad, no es consciente de este cambio y no sabe responder a esta necesidad cambiante.

Es una sociedad muy paralítica.  Como ganaron en Montevideo (1930) y en Maracaná (1950) llevan ya 60 años de dormir la siesta en pelotas.

Una cosa que no han advertido, y es muy importante, es que las empresas y sobre todo las fábricas necesitan una financiación importante y continua que los bancos privados no pueden darles.  Esto es porque los bancos, eso es un negocio, y su disponibilidad de capital tiene un límite, y le prestan a aquellos negocios que les van a dar más rentabilidad, es lo de ellos.  Ocurre, y es claro para cualquiera que tenga el más somero conocimiento y experiencia del mundo empresarial, que hay cantidad de otros emprendimientos (en inmobiliaria, en especulación de tierras, en inversiones financieras de muchos tipos) que dan más dinero y con más seguridad que la fabricación, incluso más que la producción agropecuaria donde las ganancias son escasas, se depende del variable mercado internacional y la rentabilidad se alarga en el tiempo.

Este problema también existe en Europa.  Ocurre algo parecido en Inglaterra y en la Unión Europea.  En la UE como los países tienen limitadas las ayudas que le pueden dar a las empresas nacionales esto explica el relativo marasmo que está la manufactura, espasmódicamente aliviado por medidas parciales de estímulo (como las ayudas a cambiar automóvil) y cortas en el tiempo. Y en Inglaterra la City es un esquema piramidal, ninguna fábrica puede dar las ganancias que esos mangantes sacan con sus especulaciones, el resultado es que las empresas inglesas realmente están acogotadas.  Por nombrar una cosa sola, en Inglaterra no se fabrican trenes, se compran a Japón y Alemania que no son únicamente mejores industrialmente, es que saben ayudar a sus empresas, y al final, por apoyar su industria la mejoran y los ingleses se han quedado sin ella.  ¡Error funesto !

Uruguay, con su economía socialista y el público acostumbrado a la intervención del Estado en la vida financiera y social, necesita crear un Banco de Inversión Industrial del Estado.  Una institución financiera exclusivamente dirigida a prestar dinero a Empresas Privadas Uruguayas -la Empresa Pública no tiene problemas en conseguir financiación a bajo interés en el mercado internacional, como la reciente mandanga entre la UTE y ANCAP demuestra.

Dirigido sin excesiva corrupción (la intensidad de la corrupción en Uruguay suele ser exagerada por los que lloran porque ellos no pueden meter la mano en la lata. En realidad es poca, para lo que se lleva por el mundo) y si este BIIE maneja capitales no muy elevados, sería una fuente de sangre para vivificar una sociedad anémica y desempleada.

Se me dirá que ya hay bancos que lo hacen.  Sólo puedo responder que NO lo hacen, precisamente porque no son exclusivos en este tema, y hay otras actividades financieras que nombré y otras más lucrativas y por lo tanto se derivan inevitablemente y por la fuerza de la rentabilidad hacia ellas.

Los uruguayos afuerinos, los que se han ido y al largarse han adquirido duramente una experiencia y conocimiento de las cosas que no tenían, suelen comentarme con incredulidad y sin entenderlo, cómo es posible que entrando en Uruguay tanto dinero de diversas fuentes legales (y menos legales) ese dinero no parece darle vida al país, y si acaso va a financiar consumo exhibicionista y que no resulta en nada positivo duradero.

La incapacidad que han tenido en derivar parte de este dinero al fomento de la Industria y del mundo de la Producción y del Trabajo es la explicación.

Aclarado el problema ¡Póngale la firma, Tabaré!

Por Armando

3 comentarios en «Uruguay necesita un Banco de Inversión Industrial»
  1. Bonita idea. Pero de donde se te ocurre que se pueden sacar los millones que necesitarían?. Especialmente contando con que en muchísimos casos seria a perdida total, dinero que no se cobraría. Recordar que aquí no se va preso por deudas, y le gente se aprovecha, por cierto que es derecho uruguayo que no creo que se pueda sacar.

  2. Cómo llorais los uruguayos. Dicen que si un argentino te cuenta que tiene un millón, capaz que tiene mil pesos, si un uruguayo admite que tiene mil pesos, guambia que tiene un millón escondido !
    Con la cantidad de dinero que entra al Uruguay, de fuentes legales y menos legales de saber dirigirlo a financiar emprendimientos otro gallo os cantara.
    En cuanto a fraudes, a ver si te crees que en Inglaterra no hay fraudes tremendos, fíjate lo que puse sobre Rover.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.