A partir de ahora, a obedecer a Chávez:

El Senado aprobó acuerdo energético con Hugo Chávez

 El tratamiento de un acuerdo estratégico sobre la provisión segura de energía con Venezuela -aprobado ayer por el Frente Amplio en el Senado-, derivó rápidamente en una discusión política de alta intensidad en la que campearon reproches ideológicos, advertencias de eventuales actos futuros de corrupción, alusiones personales …

Venezuela y, en particular, su presidente Hugo Chávez son blancos predilectos de la oposición cuando de cuestionar al gobierno se trata…  encendió la discusión por el alcance del Tratado de Seguridad Energética suscrito entre Uruguay y Venezuela el 6 de agosto de 2007.

Tras un informe inicial favorable del senador oficialista Alberto Couriel, su colega nacionalista Sergio Abreu advirtió sobre la «concentración del riesgo» en que se embarca Uruguay con este acuerdo con Venezuela ante la «volatilidad» con que se maneja el presidente Chávez, y la «fragilidad» de Uruguay en materia energética.

El convenio comprende la participación de Ancap en la explotación de petróleo en la faja del Orinoco en Venezuela, la planta de regasificación de Uruguay y obras en la refinería de La Teja.

La «volatilidad» aludida por el senador Abreu se refirió a las obras que Chávez «dejó por el camino», como el gasoducto del sur.

En el momento que a Chávez se le crucen los cables, o arrastre a su país a otra aventura bélica-mediática y Uruguay no lo apoye, o entre un gobierno diferente al del Frente amplio y haya problemas, os tira a los de Ancap de una patada en el culo.  Como ha hecho con otros  en cuanto le ha dado la gana.

Porque esto de Ancap no es diferente de lo que puede hacer Total o Shell, sacar petróleo de un país extranjero, y es aún peor por la gran diferencia de fuerzas de las partes.  Y a Chávez le da igual de todo:  Él es coronel, o se hace lo que él manda o no le sirves. La diferencia entre la mentalidad militar del comandante supremo de un país rico y poderoso y la mentalidad mediocre de un politicastro del país de los bichicomes y los estafadores no puede ser mayor.

Una típica forma uruguaya de «el que venga atrás que arregle», postergar las verdaderas soluciones energéticas nacionales. Lo hicieron esos colorados como el senador José Villar, ex-ministro de Industria que firmó un tratado sobre el gas con Argentina, el tratado de la estafa por ambas partes, pues Argentina no tenía gas cuando se comprometió a entregarlo (ni tenía, ni tiene, ni tendrá) y él sabía que no tenían cuando firmó de recibirlo. Lo hicieron con la fracasada e inútil planta de regasificación, lo hacen cuando le piden al Gobierno que le exija a la Argentina el gas comprometido -Y de paso que abra los puentes cerrados: los uruguayos no se dan cuenta de la nulidad que se han vuelto y que los demás los consideran la nada total. O les servís, que el que paga manda, de lo contrario os humillan y perjudican porque saben que les sale gratis total, que no tenéis lo que tienen lo que tener los hombres para reaccionar.

Por ahora hay llantos, habrá crujir de dientes.

http://35.181.69.170/hay-llanto-habra-crujir-de-dientes/

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.