Una mierdecica que circula por Internet

El otro día mis amigos uruguayos e israelitas me hicieron llegar esta birria de documento, que transcribo tal cual.

No cabe duda, el espannol es un tarado y produce taradeces, y como es vulgar y vulgo puto, el estro vulgar es siempre obsceno.

Subject: linda historia para un semanario

EL HIJO PUTA  (PREMIO NOVELA CORTA 2012 – Madrid)
 
Estaba sentado el otro día delante de mi ordenador cuando me acordé que tenía que llamar por teléfono a un compañero. 
Descolgué el auricular y marqué el número de memoria. Me contestó un tipo con muy mal humor diciendo:
 ¿Qué quiere?’.
 ‘Soy Ignacio Martínez, ¿podría hablar con Roberto Espárrago?’ dije amablemente.
 ‘Te has equivocado, pendejo’, me respondió y acto seguido colgó.
 
No daba crédito a lo que me estaba ocurriendo. Cogí mi agenda para buscar el número de mi compañero y comprobé que, efectivamente, me había equivocado. 
Pero como aún recordaba el número ‘erróneo’ que había marcado anteriormente, decidí volver a llamar a aquel tipo y cuando me cogió el teléfono no esperé a que contestase y le dije:
 ‘Eres un hijoputa’, y colgué rápidamente.
 
Inmediatamente apunte aquel número en mi agenda junto a la palabra ‘hijoputa’.
Cada dos o tres semanas, cada vez que estaba cabreado porque me llegaba una letra inesperada, o un aviso de multa, o discutía con mi mujer, o alguna situación por el estilo volvía a llamarlo y sin dejarle contestar le decía:
 ‘Eres un hijoputa’.
Esto me servía de algún modo como terapia y me hacía sentirme mucho más relajado.
 
Unos meses después, la maldita Telefónica introdujo el servicio de identificación de llamadas, lo cual me deprimió un poco porque tuve que dejar de llamar al ‘hijoputa’.
Pero de repente, un día se me ocurrió una idea: Marqué su número de teléfono y cuando escuché su voz le dije:
 Hola, le llamo del departamento de ventas de Telefónica para ver si conoce nuestro servicio de identificación de llamadas’.
 «No», me dijo el tío grosero, y me colgó el teléfono.
 
Rápidamente lo volví a llamar y le dije:
‘Eres un hijoputa’.
 
Un mes después, estaba yo esperando con mi coche a que una anciana saliera de la plaza de aparcamiento del Hipercor. 
Esta lo hacía muy lentamente,.. y cuando terminó la maniobra y me disponía yo a ocupar la plaza libre, apareció un Golf GTI negro a toda velocidad y se metió en el hueco que iba yo a ocupar.
Comencé a tocar el claxon y a gritar:
 ¡Eh, oiga!, ¡que estaba yo esperando!, ¡no puede hacer eso!’.
El tipo del Golf se bajo, cerró el coche y se fue hacia el centro comercial ignorándome como si no me hubiera oído. Yo me quedé completamente frustrado y pensé:
 ‘Este tío es un hijoputa. El mundo está lleno de ellos’. Justo en ese momento vi un letrero de ‘SE VENDE’ en el cristal de atrás del Golf.
 
Lógicamente anoté el número y me fui a Buscar otra plaza de aparcamiento.
A los dos o tres días, vi en mi agenda el número del ‘hijoputa’ y me acordé que había anotado el Nº del tipo del Golf, inmediatamente le llamé y le dije:
 ‘Buenos días. ¿Es usted el dueño del Golf GTI negro que se vende?’
 ‘Sí, yo mismo’
 ‘¿Podría decirme dónde puedo ver el coche?’
 ‘Sí, por supuesto. Yo vivo en la calle de Don Ramón de la Cruz esquina con Montesa, es un bloque amarillo y el coche está aparcado justo enfrente de la casa’
‘¿Cómo se llama usted?’
‘Enrique Juárez’
‘¿Qué hora sería la mejor para encontrarme con usted y discutir los detalles de la operación, Enrique?’.
‘Pues yo suelo estar en casa por las noches’.
¿Puedo decirle algo, Enrique?’
«Si, claro’
‘Enrique, eres un hijoputa de la hostia’, y colgué el teléfono.
 
Inmediatamente después de colgar anoté el número en mi agenda al lado del otro, pero en este puse el nombre de ‘hijoputa II’.
Ahora tenía dos ‘hijoputas’ para llamar y así estuve durante dos o tres meses, llamando ahora a uno, ahora a otro; hasta que comenzaba a aburrirme un poco.
Me puse a pensar en serio sobre cómo resolver este problemilla y al cabo de un par de whiskys se me ocurrió algo.
 
Primero llamé al ‘hijoputa I’:
 ‘Dígame’
 ‘Hola hijoputa’ – pero esta vez no colgué.
 ¿Estas ahí todavía, verdad, pedazo de cabrón?’
 ‘Si, hijoputa’.
 ‘Deja ya de llamarme o….’
 ‘Noooooo’.
 ‘Si supiera quién eres te rompía la boca’, me dijo.
 ‘Me llamo Enrique Juárez y si tienes cojones vienes a buscarme. Vivo en la calle Don Ramón de la Cruz esquina Montesa, en un bloque amarillo, justo en la puerta donde hay parcado un Golf GTI negro, so hijoputa’.
 ‘¡¡¡Ahora mismo voy para allá!!! Tú sí que eres un hijoputa y ya  puedes ir rezando todo lo que sepas.  Te voy a matar a hostias.’
 ‘¿Sí? ¡Qué miedo me das, hijoputa!’ y colgué el teléfono.
 
Inmediatamente llamé al hijoputa II:
 ‘Dígame’
 ‘Hola hijoputa’ y no colgué.
 ‘Como te pille algún día…’
 ‘¿Qué me vas a hacer, hijoputa?’
 ‘Te voy a patear las tripas, pedazo de cabrón’
 ‘¿Sí?, pues a ver si es verdad, hijoputa. Ahora mismo voy hacia tu casa’ y colgué.
 
Por último, cogí el teléfono y llamé a la policía. Les dije que estaba en la calle Don Ramón de la Cruz esquina con Montesa y que iba a matar a mi novio homosexual en cuanto legara a casa.
Luego hice otra llamada rápida al programa ‘Madrid directo’ de Tele Madrid, y les dije que iba a haber una pelea de pandillas en la calle Don Ramón de la Cruz esquina Montesa. Seguidamente me monté en mi coche y me fui para allá a toda leche.
 
Te juro que fue una experiencia que nunca olvidaré. La mayor pelea que he visto en mi vida. Creo que de rebote, hasta los cámaras de Tele Madrid se llevaron lo suyo.
 
En fin, después de esto espero que cuando te llame por teléfono me contestes en tono amable… ya sabes… no es bueno que yo me irrite.
 
Premio novela corta 2012-Madrid
 

COMENTARIO DEL TEXTO

☼ En primer lugar esto NO es una novela.

Es demasiado corto hasta para cuento  –lo que ya nos dice algo del autor: es un gandul.

☼ En segundo lugar NO ganó ningún Premio de Novela Corta sin identificar.  Porque ni es novela ni ganó nada.

No es más que un mal chiste de bar.

☼  Esto es el típico producto de una generación tan insulsa que cuando una cosa esta buena o le parece buena,

— droga, música, una tia buena

dice,

— Esta que te cagas, tio.

— y si una cosa le parece mala, por ejemplo un padre que lo agobia diciéndole que vaya a trabajar, o un profesor que estudie, o un guardia civil que lo multa por conducir borracho demasiado rápido,

— Es para cagarse, tio.

☼ Y en cuarto lugar, me asombra que los latinoamericanos se traguen tantas mentiras espannolas; es un país, como queda claro, de fracasados y de ladrones corruptos.

,,

Por Armando

7 comentarios en «Una taradez española»
  1. Armando, el cuento chusco este (básicamente, un chiste de taberna un poco más extenso) no es ningún premio de novela corta, y mucho menos de 2012 (recuerdo haberlo leído hace unos años). Es curioso que algunas webs lo publiciten así. Hasta donde yo sé, no hay ningún premio de novela corta de Madrid (generalmente los certámenes de esa ciudad se suelen llamar «Villa de Madrid») y obviamente este relato ni es una novela corta ni reúne los mínimos requisitos de calidad para poder ser considerado por jurado alguno.

  2. Un amigo, TS, hizo una búsqueda:
    >»Bueno, es fácil comprobar que este «cuento» ya circulaba por la red en el 2006, así que difícilmente pudo ganar un premio en el 2012.

    http://www.chistesmuybuenos.com/752/el-hijo-puta-2.html
    (un lugar que no es precisamente de literatura.)

    Pero aflojá, Armando, estamos en verano (por lo menos los de este lado), el nivel de crítica está bajísimo y nos hemos reído todos un poco… O algunos, en fin …

    Para Madrid anuncian 40 grados este fin de semana (ayer sólo llegó a unos tolerables 38) y te juro que cualquier chiste que reciba de Uds. me ayudará a pasar los días :-)

  3. Pues a mi, a pesar de que literariamente es una mierda, me ha gustado. El único problema es que no lo ha firmado Chuck Palahniuk (aunque por el tipo de historia bien podria haberlo hecho). Con una firma anglosajona y un poco más de extensión (dos páginas más, por no atosigar) hubiera pasado por buena literatura underground o hipster

  4. Oye, es buena idea,
    Es cierto que en la Angloesfera publican cualquier cosa, y la celebran.
    .
    En España no te publican ni las cosas buenas, como no las pague uno.

  5. Por cierto, Armando. No sé qué experiencia traumática habrás tenido con mi país, pero me rechina bastante esa intolerancia ante España y los españoles. Yo, aunque hace tiempo que lo de las nacionalidades y las fronteras me la suda bastante, me siento español y orgulloso de serlo. En mi país, como en el tuyo y en cualquiera, la mayoría de la gente es buena y merece la pena conocerla y compartir con ellos. En serio que no me encaja esa cerrazón de mollera en alguien tan informado como tu. Si realmente piensas así creo que lo tuyo roza la enfermedad o como poco el resentimiento más irracional.

  6. Cerrazón de mollera la suya, no sabe ni leer Ud?
    Ahí arriba pongo bien por claro que SOY NACIDO EN ZARAGOZA
    .
    Para experiencia traumática los 7 millones de parados.
    Seguro que papá pone el plato en la mesa, no hay problemas entonces, eh?
    Le van a bajar los curas el sueldo 10%, si no lo despiden, así que coma Ud 10% menos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.