Si a mi me llegan a hacer lo que le hicieron a Federico, a lo mejor mato a alguien

Federico Jiménez Losantos, aragonés como yo, hoy le escribieron un artículo en El País/Madrid que lo pusieron a parir.

Desde ya aclaro que no comparto las opiniones de F. J. L. al menos las más conocidas, pero este artículo

los jinetes del apocalipsis Federico Jiménez Losantos

El ángel animador

JOSÉ MARÍA IZQUIERDO 01/08/2010

es muy tendencioso.

nace en Orihuela del Tremedal (Teruel) en 1951. Actualmente es director y presentador de Es la mañana de Federico en es.Radio, emisora impulsada por él mismo, como todo el grupo Libertad Digital, del que es su factótum. Es también columnista de El Mundo. Durante 17 años estuvo en la COPE, la red de emisoras de la Conferencia Episcopal. En los últimos años del franquismo militó sucesivamente en Bandera Roja (maoísta), en el PSUC, en el Partido Socialista de Aragón y llegó a presentarse a las elecciones en Cataluña en 1980 por el Partido Socialista Andaluz, el PSA de Alejandro Rojas Marcos. En mayo de 1981, miembros de Terra Lliure le dieron un tiro en una rodilla. En la época de la Transición escribió en EL PAÍS. Se enroló con Fernando Sánchez Dragó en el Diario 16 de Pedro J. Ramínez en los ochenta. Y con los mismos amigos sigue.

Vale, vendría a ser una especie de neocon, versión aragonesa. Pero observen Uds el detallecito de su biografía que marqué en rojo.

A F. J. L. lo secuestraron por español, por defender los derechos de los profesores de Secundaria en Cataluña (lo que él era entonces), lo secuestró una banda terrorista catalana.  Lo apalearon, condujeron a un bosque, lo ataron a un árbol y le pegaron un tiro en una pierna, del que se pudo haber muerto desangrado con toda facilidad.

Sus secuestradores huyeron a Latinoamérica, pagados por la mano negra que gobernaba Cataluña y vivieron a cuerpo de rey hasta que volvieron y los juzgaron.  ¿Un juicio en Cataluña, a los nois catalanes? A uno, el que le pegó el tiro, los jueces lo declararon irresponsable porque era subnormal y estaba bajo la influencia del otro  –en un país civilizado, le cae cadena perpetua, subnormales así no pueden andar por la calle. Y al otro, lo declararon inocente porque él no le disparó, ¿Entienden?

Por supuesto nunca se investigó el entramado del atentado, estos no lo hicieron de espontáneo pero como de hacerlo hubiera llevado hasta las altas instancias del gobierno autonómico catalán de CyU, ahí quedó todo, atado y bien atado.

Esta es la justicia española y comprendo perfectamente que cuando otros tribunales declaran que en el caso de Atocha, lo que sea, pues F. J. L. no se crea nada, porque esta es la mierda en que vivimos.

Cuando una injusticia desde el poder se mantiene, todo el sistema se corrompe y los ciudadanos dejan de creer en jueces corruptos, ineficaces y obsecuentes al poder.

Hacen mal por lo tanto en despreciar a F. J. L. y su entorno algo extremista;  hay un tremendo malestar social que se agrava y su voz expresa ese malestar en forma agria y realista. ,,

Por Armando

3 comentarios en «Una lanza rota por Jimenez Losantos»
  1. El episodio del tiro en la rodilla fue lamentable. Lamentable que, por el mismo precio, no se lo hubiesen dado en la cabeza, y así nos habríamos librado de las posteriores sandeces de este enano amargado.
    Y a ti, su entorno te parece «algo extremista»??? «Algo». Con eso lo dices todo…
    Puaj.

  2. Te apruebo el comentario para dejarte exhibido ‘urbe et orbi’.
    A esto le llaman tolerancia en España: al asesinato del indefenso e inerme, pues Jiménez Losantos nunca mató a nadie, ni apaleó a nadie en su vida. Si las opiniones de él o de quien sea no les gustan cambien de canal.

    Yo no voy a decir aquello de Voltaire de que «no estoy de acuerdo con lo que Ud. dice, pero defenderé hasta la muerte su derecho a decirlo.»
    No hasta ahí yo no llego, pero recomiendo la lectura del ‘Cándido’ de Voltaire prohibido en España por los curas y que buena falta os hace leerlo.

  3. Federico y la gente como el, son imprescindibles para el funcionamiento de una democracia.

    Lamentablemente en España no hay muchos commo el. Y en Uruguay, ninguno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.