Un uso fácil de las nuevas lamparitas es instalar una en el porche, para iluminar de noche.

Una bombilla incandescente de 75 W toda la noche consume mucho, seguramente demasiado para las modestas economías de la mayor parte de los uruguayos.
Hay Detectores de Movimiento que pueden encender inmediatamente una bombilla cuando detectan algo en su radio de visión. Pero tienen un problema, aparte del precio elevado: se rompen muy pronto. Es el problema con toda la tecnología complicada y que sabemos los que trabajamos en empresas complicadas, fábricas y tal. Las cosas se rompen, es increíble lo poco que duran.
En una fábrica, Mantenimiento cambia pequeños componentes electrónicos, continuamente.
Esto es inviable para un hogar y muchas soluciones modernas son caras e imprácticas.

Una bombilla en el porche, de estas modernas, de 25 vatios o menos, toda la noche, puede ser un gasto razonable y que mejora la seguridad contra robos y accidentes.
Como para leer son bastante malas (aunque hay continuamente mejoras) este tipo de uso es apropiado.

Si la consigues «regalada», te la regaló Kirchner o Vázquez, mejor. Estás adelante.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.