Aunque ahora vienen menos turistas europeos, aumentó el turismo de marcianos por Madrid.

Por Armando

2 comentarios en «Turistas Extraterrestres en Madrid»
  1. Este articulo no deberia estar en la seccion Europea, quien dijo que gallegolandia esta en Europa? Los gallegos son basicamente negros africanos con un defecto genetico que les hizo blanca la piel. No son tan brutos como podrian ser porque los arabes les llevaron el algebra, algo de arquitectura, en fin, un poco de civilizacion. Ah, tambien les llevaron mujeres lindas. Se dieron cuenta que la belleza «espanhola» es en realidad la mina arabe, alta, morocha y esbelta (Azucar Moreno). Porque las gallegas gordas blanco teta son fieras, mamita!!!

  2. Cómo nos envidia el groncho este. Dejo los comentarios de este subnormal a propósito, para que los españoles se den cuenta del verdadero nivel promedio de los sudacas. ¡Nos envidian hasta estas carnes blancas que tenemos!
    El auto-odio que se tiene el groncho porque es pardo, y semianalfabeto, y pobre para toda su vida. «La guerra es propia de los pueblos civilizados», dice el inexpresable tratando de decir algo. «La belleza de las mujeres árabes», dice el ignorante, que no ha visto una en su vida: el pobre hombre no ha visto el mundo ni por un agujero. De la belleza de las mujeres árabes yo sé mucho, desde que Alicante inauguró la línea de ferry con Orán (Argelia) vienen oleadas al contrabando hormiga, y otras se dedican a mujeres de la vida por la plaza de Correos. Son todas feas y pobres sin excepción.
    Este pobre infeliz no vive en ningún país de habla inglesa como quiere hacer pasar, sino que es un mitómano. Un sinvergüenza, en una palabra.

    ¿Saben Uds. que en Montevideo por las esquinas están parados estos gronchos pidiendo dinero para vino -20 centavos, son así de ratas- y si no les das te matan de una puñalada? Esa degradación social fue ocurriendo poco a poco, al final la sociedad uruguaya se ha llenado de escoria y ahora no pueden reaccionar. La gente decente, que por supuesto es muchísima, está abrumada, asustada y superada por una creciente ola de delito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.