Un ataque personal de The Economist a Zapatero muestra la decadencia de esta revista

ZAPPED

THE Spanish prime minister, José Luis Rodríguez Zapatero, has the legerdemain of a magician. In last month’s state-of-the-nation debate, he plucked many rabbits from the hat: a laptop for every schoolchild, €2,000 ($2,800) for new-car buyers, tax breaks for small businesses who held on to employees. Mr Zapatero did not explain how to pay for all this in a deep recession, but his was a bewitching performance. In a poll asking who won the debate, he beat the opposition People’s Party (PP) leader, Mariano Rajoy. With unemployment fast heading towards 20%, this represents a Houdini-like escape from the frustration of many Spaniards.

Y por supuesto, el desprecio y desdén que tienen los fracasados y gandules ingleses hacia los españoles -y en general no se privan de burlarse y desdeñar a otros europeos.  A la menor te sueltan que somos un país de albañiles.  España fabrica trenes y locomotoras y el país que inventó el tren se los tiene que comprar a Alemania y a Japón, como yo ya tengo publicado y con fotos.

Mr Zapatero talks of a deal with unions and employers to transform Spain’s bricks-and-mortar economy into a knowledge-based one. He will need more than a magician’s hat to pull that off.

Nadie firma ese artículo anónimo de una revista que en Inglaterra languidece en los kioscos, la gente NO la compra, a fin de semana están los mismos ejemplares que el primer día.  Nadie en Inglaterra comenta de los artículos de esta revista en ninguna parte y no recuerdo haber visto a nadie con ella en la mano.  Lo que ocurre, que los pobres snobs extranjeros la compran creyendo que tiene buena información:  el humbug (camelo, puro grupo) inglés bien gracias.

Al menos Zapatero da la cara, y aporta soluciones no como ellos cuya solución consiste en disolver el estado.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.