Uruguay vuelve y con prisas a los espantosos años 70

Los años de la crisis petrolera, olvidados por los necios ancianos, ignorados por los ignorantes jovenzanos -categoría que en Uruguay incluye a los bebés de 30 años.

Esas playas uruguayas, su ridículamente llamada Costa del Oro, incluso zonas extensas de Montevideo van a ser abandonadas de nuevo. Esta vez para siempre.
Yo ya revelé lo ocultado por los gobiernos uruguayos y su Inteligentsia, de cuando el otro Colapso: todos, todos lo ocultaron.
Cómo engañan a su pueblo.
Lo publicó Naipaul, premio nobel en El Regreso de Eva Perón con Los Asesinatos en Trinidad. Su análisis de los asalvajinados y decadentes países tercermundistas.
La parte más relevante al Uruguay la puse, fotografíadas sus hojas en
Kamikaze en Montevideo, 1973
http://35.181.69.170/kamikaze-en-montevideo-1973/

Volvemos a esos tiempos, arrastrados por factores internacionales y por el mal hacer de los comunistas y tupamaros, todo es lo mismo.
Naipaul escribe sobre la dependencia total que tiene Montevideo con el automóvil, 1973. Crisis petrolera mundial. Pasajera, pero que avisó a los que sabemos, de lo que venía:

«These are withdrawal symptoms and they add up to a kind of spiritual distresss:
Montevideo, spreading along it beach, needs the motorcar. Without the motor car, tracts
of the city will have to be abandoned, as the Prado park has been abandoned.
All that resort life, all that modernity of which the Uruguayan were until recently so proud,
depends on consumer goods which Uruguay bought from more «stressed» countries and -wastng
the talent of two generations in a padded civil service- never learned to make.

The country is under siege. The simplest things are smuggled in by lorry from Argentina; the supplies of modern civilization are running out.»

«Estos son síntomas de abstinencia y suman a una especie de malestar espiritual: Montevideo, que se extiende a lo largo de su playa, necesita el auto. Sin el automóvil, extensas zonas de la ciudad tendrán que ser abandonadas, como el Prado ha sido abandonado. Toda esa vida de balneario, toda la modernidad de la que el Uruguay estaba hasta hace poco tan orgulloso, depende de bienes de consumo que Uruguay compró de países más «stresados» y que -desperdiciando el talento de dos generaciones en un servicio público inflado- nunca aprendió a fabricar.
—El país está sitiado. Las cosas más simples se contrabandean en camión desde Argentina; los suministros de la civilización moderna se terminan.»
====================================================
Entonces, 1973. Ahora ya, y pronto mucho peor.
El petróleo sube pronto a 200-250 u$a el barril. A esos precios el Uruguay, sus tareas productivas, el transporte y su existencia en la modernidad no es viable.
El crimen, los delitos, el desempleo, la miseria aumentarán de forma espantosa, sin que el incompetente supremo sepa ni atajar ni combatir ni paliar.
Porque esto no es cosa ni de robar ni de discursos demagógicos. Esto les supera, quizás supera al conocimiento y la capacidad de respuesta de los indolentes uruguayos. De todos, todos.

Sobre zonas enteras de Montevideo y regiones enteras del Uruguay se extenderán zonas de sombra, hambre y miserias de todo tipo.

Algunas personas se niegan a ver lo evidente a los ojos y me escriben
«Con cuatro vacas y cuatro ovejas por uruguayo, aquí nunca habrá hambre.»

Te contesto: prepárate a tener que tirar a matar cuando tres millones de hambrientos desesperados se arrojen sobre el campo a comer lo que haya. Compra rifles y enséñale a disparar a tus empleados para defender vuestras vidas y bienes.

Tabaré y sus comunistas ignorantes desperdiciaron cuatro años que debieron emplearse en la independencia energética e industrial del Uruguay.
Ahora ya es tarde.
Os llega el Apocalipsis.
Sobre Uruguay ya cae la sombra.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.