Una buena novela de ciencia ficción, se deja leer; algunos fallos

Anoche me quedé leyendo Sunstorm, novela de Arthur C Clarke y Stephen Baxter.

Es la novela media de una trilogía (no he leído las otras dos) o serie, que además de tratar con el espacio también juega con viajes temporales.

Una catástrofe solar va a aniquilar la tierra, una tormenta de gas ionizado y las corrientes eléctricas que genera va a arrancar la atmósfera de la Tierra y esterilizar su superficie.

En el año 9 de Junio 2037 cuando la acción empieza, una tormenta solar menor causa un desastre en la civilización terrestre. No es generalmente conocido por el público que las tormentas solares pueden causar corrientes parásitas en nuestros cables eléctricos, tuberías metálicas especialmente oleoductos y gasoductos, y quemar los circuitos electrónicos.  Nuestra civilización, completamente dependiente de la electricidad está expuesta a este riesgo, y es una de esas cosas que pasarán, inevitablemente, porque han ocurrido en el pasado pero entonces, fue en el siglo pasado, lo más complicado que había era el telégrafo  –y muchos cables del telégrafo se fundieron.

Sin embargo esa tormenta solar es poca cosa comparado con lo que en la novela va a ocurrir.

En el Polo Sur de la Luna, un astrónomo solar recibe la visita de un teórico físico y cazador de neutrinos, que había predicho la tormenta solar del 9-Jun.  Este personaje, Eugene, es descrito como un genio excepcional pero algo autista, que trabaja entre los científicos de las bases en la Luna -que no son lerdos ninguno de ellos o ellas.  El astrónomo, Mikhail, que siente hacia Eugene una atracción homosexual sublimada, escucha con asombro que el Sol en 20 Abril 2042 va a expulsar un globo infernal de gases y corrientes que aniquilará la Tierra, directamente en esa dirección.  Mikhail que es hábil en la relaciones públicas logra la atención de las autoridades científicas, entre las que destaca Siobhan, la Royal Astronomer de Gran Bretaña.

Siobhan viaja a la Luna -estamos en el mundo tecnológico de las novelas de Clarke como 2001 Odisea del Espacio y tantas otras, una sociedad sin limitaciones de energía- conoce al comandante (americano por supuesto; el resto del mundo pone el dinero, pero los americanos ponen los cojones y liderazgo) y tienen una interesante relación, bien física, a baja gravedad, a cero G, en fin, donde les pilla la inglesa y el oficial americano, hincan.

Entra Bisesa, ella es soldado británico en Afganistán y fue secuestrada por unas inteligencias extraterrestres (descrito en la novela anterior  Time’s Eye ) en una realidad alternativa durante cinco años, luego reenviada a su tiempo y a Londres.

Bisesa logra convencer a las autoridades científicas de que lo que está ocurriendo no es un fenómeno astronómico, sino que es un arma dirigida a matar a toda la humanidad.

Los First Born, malévolas inteligencias que surgieron en los primeros ciclos estelares tras el Big Bang, quiere aniquilar a la humanidad para evitar que en su expansión consuman tanta energía que aceleren el final del Universo.  No se trata de nada personal, van a matar a todos los Homo sapiens y a su ecología por el bien del Universo !   No todos los First Born piensan igual y por eso usaron a Bisesa para avisar.

Un gran esfuerzo se pone en marcha para construir un gigantesco escudo espacial, del diámetro de la Tierra, que refleje y desvíe la radiación solar que caerá sobre la Tierra.

La novela también postula IAs, tres Inteligencias Artificiales, una en la Tierra Aristotle que es una inteligencia emergente de la totalidad conectada, otra en la Luna,  Thales, que cumple tareas en el satélite y otra Athena, que forma parte integral del escudo.

Los malévolos First Born, muchos miles de años antes y desde Altair enviaron un planeta Joviano (15 veces más grande que Júpiter) que se precipitó contra el sol el 4 AdC  -interesante fecha, o sea cuando el nacimiento de Jesús en Belén.

Esto causa una ruptura en la estructura solar, que se inestabiliza y resuena en ciclos perfectamente predecibles y pone en marcha esta violenta reacción posterior bien calibrada.

No les revelaré el final, que no es un Happy End por cierto.

Algunos defectos y errores.  Siempre se ha acusado a Arthur Clarke de construir unos personajes así como de cartón piedra, supongo que Baxter trató de hacerlos más dramáticos.

Un defecto y bien ridículo es el protagonismo de los científicos ingleses y de sus instituciones centenarias, como la Royal Society y el papel muy secundario de otras nacionalidades  –los arteros chinos tienen muy mal final, no quieren colaborar con el esfuerzo de construir el Escudo y van por libre. Estos ingleses no les perdonan que recuperaron Hong Kong!

Un error científico bien ridículo es que en la primera tormenta solar, cuando los cables, conductores y tuberías explotan por las corrientes parásitas generadas, explota y quema una tubería que para ahorrar la han construido ¡de Etileno!  Estaban durmiendo los autores y quien lo corrigiera, el etileno es un gas y si quisieron escribir polietileno, es un plástico no conductor.

Pero esto es pecata minuta comparado con el error de base, y es que si los First Born querían eliminar a la humanidad por un método tan complicado y que daba tiempo a tomar algunas medidas protectoras, les era más fácil disparar su planeta Joviano que chocara contra la Tierra dos mil años antes y se la tragara entera reduciéndola a gas y átomos.

A pesar de este bruto error la novela se deja leer, los dramas y conflictos son interesantes, el mundo tecnológico que postula en un futuro próximo casi creible, o proyección de tendencias actuales que no considera las limitaciones de energía y recursos reales.  Le doy por tanto tres estrellas de  un máximo de cinco, aquí siempre somos generosos.

 

 

 

,,

Por Armando

Un comentario en «‘Sunstorm’ de Clarke y Baxter 3/5»
  1. Hola Armando.
    Y una pregunta, el fin no podría ser para Septiembre, que si ocurre para Junio me imposibilita las vacaciones de verano de ese año ?
    Además, esos que quieren aniquilar a homo sapiens son medio lelos, ya tenemos por acá a la Cospedal y otros genoveses que aniquilarán primero en el 2012…
    Ya se los vé que de tanto frotarse las manos de cómo van a medrar, se están poniendo calientes como el sol y son iguales de destructivos.
    Interesante novela. A ver si la pillo antes de que se acabe el mundo.
    Salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.