El ministro de Medio Ambiente, Phil Woolas, reveló que entre los pakistaníes nacidos en Gran Bretaña las enfermedades hereditarias genéticas, subnormalidad, abortos, muerte en la infancia, ceguera, sordera, etc son 13 veces más frecuentes que entre la población en general.
Siguiendo costumbres ancestrales rurales, para mantener la tierra en la familia, los pakistaníes se casan abrumadoramente entre primos hermanos: 55 % se casan con un primo hermano. El resultado es este espanto de niños subnormales y enfermos genéticos en poblaciones como Bradford. Aunque en Bradford los pakistaníes «sólo» son 25 % de la población en los asilos para niños con estas enfermedades son más de la mitad, y sin contar los que mueren inmediatamente de nacer o son abortados.
El matrimonio entre parientes con mucha frecuencia resulta en que el hijo o hija herede dos copias defectuosas de genes recesivos, es decir, que en general no causan ningún problema al portador, o muy poco, pero al recibir el bebe ambas copias, el resultado es un enfermo genético.
En el Reino Unido y en general en Europa el matrimonio entre primos esta permitido -aunque en España hubo un tiempo, y no hace mucho, en que para casarse dos primos ¡ estaban obligados a ir en peregrinación a Roma a pedirle permiso al Papa ! Esta dificultad aseguraba pocos casamientos de este tipo.

En EE.UU. esta prohibido el casamiento entre primos en la mayoría de los estados: no quieren que se les llene su país de tontos y les den gasto. Es una medida que Uruguay y Argentina deberían adoptar de inmediato, la prohibición de casamiento o cohabitación entre primos.

Por supuesto el ministro de Medio Ambiente ha sido muy criticado por los de siempre. Incluso un diputado inglés de origen pakistaní, Khalid Mahmood, laborista, que se casó con su prima hermana criticó, sin aspereza, las palabras del ministro también laborista…
El diputado luego de aquel primer matrimonio que tuvo un hijo, se divorció, se casó con otra mujer pakistaní, con la que tuvo una hija, y luego la dejó por una candidata Conservadora, Elaina Cohen, que es judía y luego la dejó, y siguió buscando candidatas.

Es obvio que este político no tiene ningún gen de subnormal, pero otros no acertaron en la lotería genética.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.