Yo que me pensaba escapar allá, comprarme una estancia y a comer cordero y asado toda la vida

Pero vean lo que me escribe mi amigo el Estanciero Oriental. ¡Se ha puesto caro mi plan de salvación!

Armando,
he pudrido a todo el mundo con lo que significaba la extranjerización de la tierra y de los frigoríficos. Creo haberte dicho que de todos mis vecinos extranjeros, ya son muchos más que los criollos, nadie está radicado aquí. Mi vecino inmediato un gerente del Banco Nacional de Suiza, es casi excepción porque está un mes, y luego de seis meses a veces un par de semanas, por aquí. Los otros ni llegan de visita.


Lo que vale la tierra es disparatado, a esta altura puedo decir que soy bastante millonario en dólares (que en cualquier momento no valen nada pero la tierra seguirá estando), lo cual es ridículo si tenés en cuenta que casi lo único que tenemos es tierra y que por supuesto, según mi conservadurismo vasco  -perdón línea empresarial para estar acorde a los tiempos y al marketing- no debemos un puto peso a nadie.


Yo compré campo en 1986 (quedándome sin nada, ni el apartamento en Montevideo que había comprado, otro el doble de grande y de valor, gracias a las vacas tiradas por ahí sin ni siquiera campo propio, ni siquiera un auto, apenas una moto que realmente suena ridículo) a US$ 387 la hectárea, y hoy -claro que tres lustros después- vale US$ 7.000.


Pero cuando ves estos brutos capitales, acordate que no le sacás por más bien que trabajes más del 2% anual, igual por supuesto es muy buena plata para vivir. Por eso, estos tipos no lo compran como inversión, lo compran como seguridad; qué les importa lo que saquen, si es que sacan algo porque si los tragan los capataces no les preocupa en lo más mínimo. Y por eso se nos ha llenado de gringos todo, porque realmente por algo que te da poco, te ofrecen un disparate; o estás viejo, o tenés hijos que no quieren seguir, vendés y chau.

Otro ejemplo, tengo un amigo alemán que tiene bruta estancia en La Esmeralda y se pasa todo el tiempo entre Africa y Augsburg. Cómo va a progresar el País, imposible! Pero así es el capitalismo

Eso del amigo alemán es una broma a nuestro científico oriental amigacho, que vive en Augsburg y que se va todos los años de safari por África.

Y si, vea, hay una vida más barata pero eso no es vida.

Obesidad y diabetes graves problemas en ROU

Un chivito en el Mercado del Puerto …

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.