Uruguay supo tener  -uno de esos inventos del Comunismo Chapa 15/Batllismo- una empresa estatal de pesca, el SOYP (Servicio de Oceanografía y Pesca).  Una empresa como todas las del Estado Uruguayo, corrupta, ineficiente, inflada de personal gandul.  La cerraron y fue bueno.

Actualmente el gobierno comunista-light del Frente Amplio, demostrando de nuevo que lo único que se les ocurre es Batllismo, que el Batllismo es la única filosofía uruguaya realmente existente, que es lo único que han conocido en su vida, que manden colorados, blancos o comunistas o militares Batllismo y más batllismo (así pueden desfalcar a gusto, fue para eso que lo extendió Batlle Berres y sus corruptos)  dicen o proponen, o tiran globo sonda o ilusionan a los que quieren cobrar por no ir a trabajar (eso es el Batllismo) que montaren de nuevo el SOYP.

El SOYP y sus corruptelas no hacen ninguna falta.  En Uruguay se pesca, más o menos y lo que hay.

Lo que haría falta. Una empresa mixta privada y estatal/municipal que transformara ese pescado malbaratado, en un producto transformado, o sea seco, salado, semiconserva, conserva en frascos de vidrio, o conserva en latas.

Uruguay pasó históricamente de vender ganado en pie o carne a vender productos cárnicos elaborados. Eso fue bueno.  Similarmente, el pescado debe venderse con el mayor valor añadido posible.  Uruguay tiene fácil o asociarse con alguna empresa española transformadora de pescado (española o de otro país europeo, incluso Finlandia con el que hay buena relación) o facilitarle que se instale a cambio de las concesiones habituales.  Con lo mismo que se pesca se ganaría mucho más y así los caladeros no son esquilmados tanto.

Parte de los impuestos y ganancias de esta actividad deberían dedicarse a proteger la fauna de los ríos y lagos, muy afectada por la sobrepesca.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.