Un artículo de Eduardo Haro Tecglen, de 2004: La Izquierda del XXI

Releía yo en mi  Zibaldone, o Commonplace Notebook los recortes, anotaciones, dibujos, acuarelas y miscelanea varia escrita, pegada o cosida en mi cuaderno (tengo varios cuadernos repletos de mis anotaciones y recortes interesantes) y me encontré entre las páginas un artículo de D. Eduardo Haro Tecglen ¡de 2004! que no había pegado en ninguna página y esperaba temblando el alma en su cuasi bidimensional cuerpo de papel, a que una mano y unos ojos lo trajeran a la luz y al conocimiento universal.

Esa técnica, recortar y apuntar y escribir, a mano por supuesto, generalmente, es la que usan los verdaderos escritores de genio y fuste, Ah malhaya, la podemos imitar quienes no lo somos tanto.

El artículo de EHT es asombrosamente presciente, en 2004 el hombre adivinó o presintió, observó tendencias que hoy se han vuelto una catástrofe de la realidad tras el Crash del 2008 y la Gran Depresión 2.

Los énfasis son mios.

La izquierda del XXI

Eduardo Haro Tecglen 11 Feb 2004

El XXI será varios siglos; la medida de un siglo contiene cada vez más acontecimientos. Para el principio, este futurillo local, se ve que la izquierda de España tendrá que hacer un esfuerzo para no ser derecha: para saber cómo la engañan.

Con hipotecas a bajo precio, plazos tentadores, vive un consumismo de insomnio que le hace ver la irregularidad de su posición: las horas que entrega cada vez más al esfuerzo, la alienación a la empresa; la psicología que paga más al estrés, a la depre; simplemente, al miedo de dejar de ser. A desclasarse.

El empleo es titubeante, los precios ascendentes, el despido crece, el hijo es una incógnita.

 Este burgués nuevo, proletario ayer, no cree en la derecha, pero sí que votarla es un indicio de que no van a ejecutar sus deudas. No es verdad: el apuro crece cada día. ← ←

Esta que fue fuente clásica de la izquierda, la burguesía, ha crecido mientras crecía la clase extrema, el «lumpenproletariat», en harapos, que viene de fuera: la izquierda nata lo ve venir como una amenaza y se inclina a la derecha racista: que, en cambio, adopta a este lumpen aun sin piedad para él -la piedad la reserva para su clase-, que no tiene derechos ciudadanos. La otra fuente de la izquierda, la intelectual, ha suspirado de alivio cuando ha visto destruirse el muro de Berlín y desaparecer el comunismo: los residuos le molestan extraordinariamente, como en Cuba, y las esperanzas le fastidian.

Ha ganado notablemente en situación social: ha pasado a la burguesía establecida. Ya no es la de Luces de bohemia, lampando por la fama, poética y absurda: va a los premios, halaga a los funcionarios de Cultura o al menos no les fastidia demasiado. Como en el viejo chiste, les han echado de comer; y casa con jardín, y servicio ecuatoriano, y homenajes, fotos, páginas. No van a querer, además, escribir bien.

Cuando se consideran, por fin, libres, se consideran libres del comunismo. No de la censura de Franco: del comunismo, del miedo a la izquierda. La derecha los advierte continuamente; y ahora, del terrorismo, del nacionalismo.

Vuelven a ser amenazados: son otra vez la Antiespaña.

Corren a evitarlo: no ser los vendepatrias, que no cobran.

«La izquierda de nuestro país, si quiere volver alguna vez al poder, tendrá que empezar a dejar alguna vez de ser antiespañola» (José María Marco, El Mundo, ayer 10-F-2004).

Creo que tendrá que defender las libertades juntas: el bloque de todas. Le da vergüenza: no sabe si eso gustará en los salones europeos y americanos.

Notable, verdad?  Ahora que el país se desploma en la catástrofe da gusto leer esta premonición inquieta en aquellos momentos de prepotencia de hipoteca y cuenta corriente en rojo, en deudas.

Y del ayer al hoy, que precisamente Estefanía tiene hoy  un artículo que es como un capítulo segundo del que escribió EHT hace 9 annos.

Lumpen del siglo XXI

 A mediados del siglo XIX, Marx definió la categoría de lumpemproletariado.Con la vibrante literatura que practica cuando ejerce de periodista, escribe en El 18 Brumario de Luis Bonaparte: “Se organizó el lumpemproletariado de París en secciones secretas (…) junto a roués arruinados con equívocos medios de vida y de equívoca procedencia, junto a vástagos degenerados y aventureros de la burguesía, vagabundos, licenciados de tropa, licenciados de presidio, huidos de galeras, timadores, saltimbanquis, lazzaroni, carteristas y rateros, alcahuetes, dueños de burdeles, mozos de cuerda, escritorzuelos, organilleros, traperos, afiladores, caldereros, mendigos, en una palabra toda la masa informe, difusa y errante que los franceses llaman la bohème”.

 Desde aquí se acuñó el concepto de lumpen, que ha evolucionado con la sociedad de cada tiempo pero que ha aglutinado siempre, como elementos constantes de sus componentes, los de ser la clase social más baja, sin conciencia de clase (la clase en sí frente a la clase para sí) y sin organización política ni sindical. Así, la estratificación social estaba formada por los andrajosos, la clase obrera y la clase alta.

Un siglo y pico después, cuando la revolución conservadora que inició Margaret Thatcher en Gran Bretaña y Ronald Reagan en EE UU se hizo hegemónica, irrumpieron con fuerza las hasta entonces incipientes clases medias, las sociedades de propietarios, a las que trataron de sumarse en el ejercicio del progreso social los proletarios y parte de los más abajo. El icono principal de esas clases medias era la vivienda en propiedad, para lo cual debían endeudarse para toda la vida y depender del crédito de los bancos.

Los efectos de la Gran Recesión inaugurada en el verano del año 2007, que se trata de la crisis más larga y profunda del capitalismo desde la Gran Depresión de los años treinta, suprimen la movilidad de las clases sociales y quiebran esa idea del progreso lineal.

El empobrecimiento de las clases medias las está arrastrando, de nuevo, a la parte más baja de la escala social.

 Y ello en un contexto de desigualdad brutal  (de ingresos, de patrimonios, de oportunidades) .

 Estas élites, financieras, políticas o mediáticas, redistribuyen los estereotipos de la clase trabajadora a la que culpabilizan por haber vivido por encima de sus posibilidades, y los de las subespecies como la de los chavs de Owen Jones, parte del nuevo lumpemproletariado del siglo XXI: jóvenes que ni estudian ni trabajan, parados o con sueldos tan bajos que ser mileuristas es su utopía factible, poco reivindicativos pero con sensación de pertenencia a una tribu, y siempre con un teléfono móvil en su mano y ataviados con alguna prenda (original o copia) de marca.

 ☼ No esta muy claro si en Espanna la izquierda y la derecha no sean sino dos costados o manos del mismo negociado, pero me da la impresión de que a ambas manos las come la lepra: que los que llamamos ricos -para insultarlos con ese nombre- están dejando apresuradamente de serlo, y pasan por ricos los apandadores ladrones sin escrúpulos como Diaz Ferrán, Urdangarín y tanto político que está desesperado por robar esto se acaba.

,,

Por Armando

4 comentarios en «Sería la Izquierda del XXI»
  1. Hola !
    .
    Interesante.
    .
    Y (efectivamente), la clase media ya no hace falta, de la misma menera que el sistema de protección social (inventado por conveniencia en los ’50), tampoco hace ya falta y los «ricos» de cartón pintado de hoy no son más que arcilla fresca en las manos de los que controlan los hilos de la derecha, centro, centro-izquierda e izquierda política, que son todas las caras de una misma moneda de un sólo lado, y que (efectivamente), están para trincar todo lo trincable, que ésto se acaba…
    .
    Muy bién… Y ahora qué…?
    .
    Es decir: Ya lo sabemos, muchos lo saben, lo entienden, lo aceptan, putean…
    .
    Y…?
    .
    Las revoluciónes no están de moda, las manifestaciónes pueden llegar a ser brutalmente reprimidas, los políticos seguirán trincando, los ciudadanos seguirán pagamdo por tener atención médica, educación y justicia, la policía de Sevilla seguirá yendo en bus a patrullar, los vecinos de Castilla la Mancha harán 30-40-50 kms para tener atención de urgencias, el rey de españa seguirá de putas y cazando elefantes hasta que su hijo lo reemplace, los currantes irán a cada vez menos, taiwanizados a más no poder, y quizá en breve España vuelva a los estándares de vida de 1950, al igual que en Europa muchos otros países caerán en lo mismo, y a todo ésto Mr. Obama nunca dirá la verdad de que la economía del mundo está a punto de implotar porque ya no es posible que el planeta le siga sosteniendo comprándole deuda…
    .
    Y…?
    .
    Salú ! … (se aceptan bono buses como parte de pago) …

  2. No somos el mago Mandrake, alcanza conque contemos las cosas y medio tratamos de explicar.
    Soluciones? Sólo en la Quimica, en lo demás la palabra solución = sinónimo de dinero.

  3. Hola !
    .
    Los problemas sociales se solucionan en grupo, colectivamente, desde la objetividad, experiencia y voluntad individual, pero no desde el individualismo y esperando que un señor «x» que llegó a su cargo prometiendo humo (ó peor, puesto a dedo porque es amigo «de»), solucione las cosas. No está para éso (aunque muchos creyeron y sigan creyendo que sí), sinó más bien para solucionar «sus» problemas y necesidades, y la de los amigos «de», con la autorización legal que le han dado los ciudadanos a los que (en teoría), deben representar
    .
    Ahora bién, de la misma manera que un racimo de uvas no lo hace una sóla uva, ésta depende del resto para ser lo que és, y si extrapolamos la tonta ecuación a un sistema de convivencia (y conveniencia), social, –ahora que se abren muchos ojos sobre cómo funciona el sistema en que vivimos–, se cae de maduro que lo colectivo cuenta para paliar las dificultades e intentar aportar soluciones que, –poco a poco–, amortiguarán la inevitable caída.
    .
    Pocos lo entienden, y mucho menos están preparados en ser los mejores en su campo profesional, aportando lo mejor de sí a todo el sistema, desde su propia área, siendo el mejor en lo suyo.
    .
    A ver quien se anima… No…? … Porque yo aún sigo esperando a que me autoricen en Valencia el poder formar –gratuitamente– a jóvenes en oficios y profesiones útiles y necesarias de cara al futuro cercano, aportando mi tiempo, instalaciónes, maquinaria, experiencia profesional propia y de terceros, dinero y afecto en la idea… Pero a casi 3 años de mi iniciativa aún no tengo noticias, ni de la izquierda ni la derecha…
    .
    Salú !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.