De Rusia se fueron los comunistas y llegaron los del culto moscovita

¡ Oh, Stalin, Stalin !  ¿ Porqué nos has abandonado ?

Aquellos rojos eran malos, pero por lo menos no iban vestidos de oro como estos sinvergüenzas.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.