Llevo tres años avisando del próximo, inevitable Colapso de la Civilización

Cuando me informé sobre el problema del Pico Petrolero de Hubbert y las consecuencias para la civilización, mis amigos dudaban de mi salud mental y desde luego no se lo creían.  Alguno decía, «bué, eso tardará 100 años y para entonces yo estaré muy calvo.  Algo inventarán, por la cuenta que les trae.»

Cuando la Crisis Financiera y ya desde 2007 avisé que se venía, causada por el crecimiento exponencial del precio del petróleo.  Y aún tardó algo, poco un año, y el petróleo llegó a subir a 145 dólares el barril, se desplomó y arrastró a la economía mundial con ello.

En algo me equivoqué, y es que yo creía que a esta altura el petróleo estaría a 200 dólares el barril, y más, pero la economía simplemente no lo resistió y se hundió. Y es porque la economía de la Civilización Industrial es el petróleo, pero el petróleo barato eso hemos aprendido por experiencia.

El Petróleo Barato se acabó para siempre.

Cuando yo le contaba estas cosas al Estanciero, que también es el Editor del semanario uruguayo Entrega 2000 (y Dr. en Biología, y científico con trabajos publicados en EE.UU., e historiador de temas locales de su Departamento a orillas del Río Negro), le contaba las consecuencias tremendas que tenía en Europa y en EE.UU., se asombraba y decía que en Uruguay no se notaba nada.  Yo le hacía bromas, «que cuando llegue el fin del mundo yo me voy al Uruguay, así llegará 40 años más tarde».

En esto mis amigos y colegas tradicionalistas son iguales a los comunistas.  Viven no en la realidad sino en un mundo ideal.  Que se está viniendo abajo.

Todas las fábricas en Uruguay cerrarán.  Ya veis que está ocurriendo.  Al cierre de las fábricas de repuestos y accesorios en zonas francas se suman la de los ciclomotores, una barraca importadora que cierra ya, y es un goteo imparable de noticias de cierre todos los días.  Esto va sumando cientos y ya son miles de desempleados que cuando dejen de cobrar del paro no encontrarán trabajo. 

 Todas las fábricas del Uruguay orientadas a la exportación cerrarán una tras otra en el tiempo hacia 2010, todas incluso los frigoríficos.  Y las papeleras también, de ENCE olvidaros porque la demanda de pasta de papel en el mundo desciende, y en Finlandia ya han cerrado varias papeleras, y Botnia cerrará -eso es un golpe mortal, porque significa como el 50% de las entrada de divisas al país.

Los comunistas se han dado cuenta y ahora piden dinero al exterior, para aguantar la cosa mientras llegan las elecciones.  Piden dinero para pagar la nómina, los empleados públicos, los jubilatas y todo el tinglado social que exige una sociedad que quiso ser civilizada: la Salud, la Educación, la Policía, el Ejército, un largo etc.

 Todo se hundirá.

Regresaremos a principios del Siglo XX

El fin del comercio mundial, el fin del dinero, el Colapso de la Industria y del Comercio, el fin del aeroplano como medio de transporte de masas, el final del automóvil como medio barato y masivo de transporte, una economía local y smplificada es el futuro, pero ya. Regresaremos -o caeremos- en muchos aspectos hacia 1908.

Advertir que con la economía similar a 1908 mantener tres millones y medio de personas en Uruguay no es posible.

Montevideo, ciudad inviable.  En esas condiciones la permanencia de Montevideo con su millón y medio de habitantes es imposible. La ciudad es una máquina para facilitar la producción y el intercambio de bienes y servicios.  Por su proximidad física los habitantes de la ciudad tienen fácil esa tarea de base.  Desgraciadamente en Latinoamérica las ciudades y en especial las capitales, todas, todas (con la dudosa excepción de La Habana) se han hipertrofiado por el aluvión de seres desesperados que buscan la supervivencia.  Pero mientras que el habitante del campo siempre tiene diversas alternativas, aunque sea la caza y la pesca para complementar el dinero que saca en trabajos zafrales, esto puede ser imposible para el citadino, al que sólo le queda para sobrevivir la depredación o el rebusque entre las basuras, o la ayuda social si existe.

Con el Colapso del Uruguay ya en marcha -como podéis comprobar ya, y en el transcurso de los próximos meses os convenceréis- mantener la estructura social de la Ciudad va a ser imposible, al desaparecer el dinero al precipitarse tantos cientos de miles de personas de golpe en la pobreza más absoluta. Simplemente no se podrá ayudar a nadie.

¿Soluciones? Si por solución entendemos regresar a la situación de 2007 es imposible, este problema es internacional y se agudiza día a día y no tiene solución tampoco, o no tiene esa alternativa.

Reducir la población de Montevideo a 500.000 personas y hacer una ciudad más pequeña, más ágil y más barata es una posible solución.  El problema es encontrar una actividad que pueda absorber Un Millón de personas y les permita sobrevivir.  La única actividad que lo puede hacer es el agro.  Asentar familias en chacras, kibbutzim, granjas colectivas y otros proveyendo de servicios para ellos -educación, sanidad, etc- puede absorber esta multitud -con muchas dificultades.  Recordemos que no es para que produzan para la exportación, porque se exportará muy poco y por los de siempre, sino para que produzcan para ellos, para el mercado local y nacional quizás algo para los países del Mercosur.

Otra alternativa es el Fascismo -quizás no con ese nombre.  Pero ahí no quiero dar ideas, la Luz del entendimiento me lo impide.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.