Progresar sin destruir

En Zürich, una parada de tranvía, pero respetando el árbol que ya estaba ahí. No cuesta nada diseñar las cosas bien.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.