El Calentamiento Global destruye la Ecología y se les ocurren soluciones de pacotilla

Uno de los peores combustibles es el carbón, en el sentido de que es el que más CO2 desprende.  Además es muy ineficiente por razones termodinámicas.  Cualquiera pensaría que se impone una moratoria en el consumo de carbón mientras se imponen alternativas.  Imposible, por supuesto. China, EE.UU., Australia y Rusia entre otros no van a parar de producir y quemar carbón, porque es un combustible barato y además para muchos usos, como en la siderurgia por ejemplo, el carbón es irreemplazable.

Así que a un inglés y profesor se le ha ocurrido una idea muy buena, que se parece a la de aquel famoso cocinero que «asó la manteca».

Consiste en cultivar árboles, carbonizarlos en un microondas gigante y enterrar los carbones.
Por supuesto el coste sería muy elevado, el negocio redondo, la electricidad consumida se fabricaría en centrales … a carbón.

‘Biochar’ goes industrial with giant microwaves to lock carbon in charcoal

Climate expert claims to have developed cleanest way of fixing CO2 in ‘biochar’ for burial on an industrial scale

Turney has built a 5m-long prototype of his microwave, which produces a tonne of CO2 for $65. He plans to launch his company, Carbonscape, in the UK this month to build the next generation of the machine, which he hopes will process more wood and cut costs further.
Giant microwave ovens that can «cook» wood into charcoal could become our best tool in the fight against global warming, according to a leading British climate scientist.

Chris Turney, a professor of geography at the University of Exeter, said that by burying the charcoal produced from microwaved wood, the carbon dioxide absorbed by a tree as it grows can remain safely locked away for thousands of years. The technique could take out billions of tonnes of CO2 from the atmosphere every year.

Fast-growing trees such as pine could be «farmed» to act specifically as carbon traps — microwaved, buried and replaced with a fresh crop to do the same thing again.

Aclaro para el poco entendido en cuestiones económicas e industriales, que el costo de cultivar árboles, la tierra en que crecen, la tarea de cortarlos y llevarlos al microondas (eso son gastos y sueldos, y cargas sociales e impuestos), carbonizarlos a corriente eléctrica, luego enterrarlos, más gasto: todo eso vale más caro que el carbón que se quemó, y si se dejara de quemar el carbón se ahorraba dinero.

Este Biochar no es lo mismo que A Terra Preta do Indio, de la que hablaré en mejor ocasión.  Se parece algo pero no es lo mismo para nada.

Pero hay una esperanza.  Queda mucho menos carbón del que dicen y le quieren hacer creer al público.  Al público nos dicen que queda carbón para varios siglos, que el Reino Unido es un poco de tierra que flota sobre un lecho de carbón.  Vaya mentiras.  En Inglaterra se alcanzó el Pico Carbonero en 1913 y quedan 8 años de sacar carbón, y chau.  Al mundo le queda sacando carbón a esta velocidad, pues 10 ó 15 años de carbón barato y malo, será cuando se alcance el Pico Carbonero Mundial, y luego descenderá la producción y aumentará el precio.

En ese sentido se podría usar esta técnica para fabricar carbón con árboles y corriente eléctrica de centrales nucleares o energías alternativas, y así quitar CO2 de la atmósfera.  Dudoso que sea económicamente viable, pero es una posibilidad.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.