Sólo un protectorado estadounidenses en Haití puede dar vuelta una situación de Colapso

Los diarios españoles reflejan la crueldad europea frente a situaciones extremas que se viven ahí.  Muchos orondos y satisfechos españoles preferirían que se murieran todos los haitianos antes que ver a los EEUU solucionar nada en ese país.

Y por cierto que tiene que ser un protectorado, con todas las de la ley.  ¿Controlado por la ONU?  ¿Mejorado con dinero de la UE y actuación de sus organizaciones no gubernamentales?  Vale, da igual.

HAITÍ YA NO EXISTE  Algunos dicen que fueron los EEUU que lo rompieron. Quién sabe, pero si fueron ellos, entonces a ellos les toca recomponerlo.

«Elegid: o ella muerta o todos nosotros muertos»

La violencia frustra los últimos rescates en la zona cero. La ONU exigió a los bomberos evacuar la zona en la que se oían disparos. Decretado el estado de emergencia hasta final de mes y un periodo de duelo nacional de 30 días

«Elegid: o ella muerta o todos nosotros muertos», dijo ayer el jefe de los cascos azules encargado de la seguridad de un equipo de bomberos de Castilla y León, que había acudido a rescatar a una mujer en una de las zonas más peligrosas de Puerto Príncipe. Los cascos azules habían recibido la orden de evacuar todo el área, incluyendo a los equipos de rescate, por temor a disturbios. Momentos antes se habían oído disparos, que procedían de presos que se habían escapado de una cárcel cercana y robado después las armas.

«No podemos irnos, la mujer está viva, podemos rescatarla», se quejaron los bomberos españoles ante el apremio de los cascos azules para que abandonaran la zona. Alrededor, cientos de haitianos esperaban expectantes el rescate, pero los cascos azules exigieron a los españoles que salieran de allí. La joven, que llevaba seis días atrapada bajo el cadáver de su madre, no pudo ser rescatada. «Ya le hemos quitado todos los escombros que tenía encima, pero sólo hemos dejado su cara al descubierto. Cuando nos hemos ido, nos ha mirado con los ojos desorbitados», relató el jefe del equipo de bomberos.

«Nosotros tenemos que irnos de aquí; por favor, tenéis que sacar vosotros a esta mujer», gritó un bombero español a los haitianos que estaban mirando.

«No», le respondió un joven.  [ La dignidad ya escasea o no existe en Haití ]

Sin agua, exhaustos, sin comida, y rodeados de desolación, los haitianos no tienen ya fuerzas para retirar toneladas de hierros retorcidos y cemento sólo con sus manos. Apenas si consiguen no sucumbir ellos mismos. La resignación es la norma; la vida no tiene ya ningún valor en Puerto Príncipe.

La derecha norteamericana odia y calumnia a Haití.  Pat Robertson, un millonario predicador larva de mosca dijo que los haitianos se lo merecían porque habían hecho un pacto con el diablo para expulsar a los franceses.  Limbaugh, otro millonario comentarista facha de la TV, se rasgaba las vestiduras por si Obama hacía algo bueno en Haití, y eso le subía en la opinión pública.  Y todos los anti-Obama no quieren que se les dé a los haitianos ni una botella de agua, los querrían ver muertos a todos, por negros, por pobres y por ser muchos inmigrantes ilegales.

La displicente y odiosa derecha inglesa refleja el desdén racista que tienen hacia Haití -no sólo hacia Haití, si consideramos que a los mediterráneos e irlandeses nos insultan de PIIGS- como se ve en esta viñeta de The Times. ¡Los guiris sí que hunden a su país, y no han necesitado terremoto!

Y Chávez, que desgobierna Venezuela a modo tal que no tienen muchas veces ni agua ni electricidad, vomita improperios contra los EEUU en el Caribe, como si un protectorado haitiano en la más desgraciada mitad de La Española lo hiciera más ni menos vulnerable.

En una generación los EEUU pueden hacer milagros en Haití.  Adelante, Obama, y no haga caso Ud. a tanto envidioso hostil y que se creen que las cosas se hacen solas.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.