Desde Israel un querido científico amigo nos transmite su descubrimiento experimental, que revoluciona la cocina mundial

Sí, me lo merezco, no cabe duda.

Hasta ahora tenía indicaciones, ciertas pruebas preliminares …
Pero ahora es definitivo, probado científicamente.

Allá va el descubrimiento del siglo:

Los pimientos picantes son más sabrosos que los no picantes
(o morrones).

El problema es su picor.
Incluso para los que gustamos comer picante, a veces … guau !!!!
Y con doble efecto: a la entrada y a la salida !

Y si cocinas los pimientos picantes al horno quedan igual de picantes.
Y si los haces a las brasas, idem.
Y si los fríes, idem…

La única forma de neutralizar parcialmente el picor es ponerlos en vinagre: el vinagre de alguna forma lo neutraliza.
Pero, el vinagre también neutraliza el aroma exquisito de estos pimientos, y entonces poniéndolos en vinagre se pierde lo que se busca.

Y  he  aquí  la  solución:  ¡ freírlos  en  el  microondas !

Los pones ya sin semillas en un recipiente de vidrio, cubiertos de aceite de oliva, le agregas sal y unas ramitas de timo (tomillo) y/o un poco de ajo a gusto, y les das 2-3 minutos de microondas hasta que el aceite hierva.

O sea: los fríes pero en el microondas en vez de la sartén.

Y santo remedio !
Quedan con todo su sabor y aroma pero menos picantes.
Vaya uno a saber cómo las microondas consiguen romper las moléculas del picor sin romper las aromáticas, pero el caso es que lo logran.

Premio Nobel, no voy por menos !

Dr M. J.  Uruguayo radicado en Israel

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.