Históricamente es muy difícil vivir de la tierra

Un lector que comentaba en mi artículo Huertos Guerrilleros que de dónde iba a sacar dinero para pagar las cuentas e impuestos de la ciudad y del Estado, pone a su modo el dedo en la llaga sobre un problema de supervivencia que se planteará a la brevedad.

Que no sólo se trata de la manduca, hay otra cantidad de cosas.  Explicando que es gerundio.

Históricamente es muy difícil vivir sólo de lo agrario, salvo ser un terrateniente con un gran exceso de producción para un mercado próspero y confiable.  Un estanciero uruguayo por ejemplo.  También un Chateau vinatero es una cosa buena, si bien llevada, y otras producciones agrícolas.  Casi todas requieren por cierto una profesionalidad y capacitación, es un negocio y no es un negocio fácil.

La cuestión para un ciudadano con algo de tierra y una casa en el campo es muy diferente.  Uno de los pocos negocios que personalmente conozco permite vivir con holgura de no mucha tierra es precisamente el vino -en Uruguay donde la tierra es muy fértil y el agua abundante. Vendido a granel, en barrica o embotellado para las cercanías es un negocio confortable. Tiene su dificultad hacerlo bien pero mucha gente vive bien de eso y no sólo en Europa.

Lo que ocurría «antes» es que en los pueblos, el herrero por ejemplo tenía su negocio la herrería, y el carpintero, y el albañil del pueblo, y en ese plan. Y también tenían un huerto donde plantaban, lo que plantaren y criaban; a menudo gallinas, patos y palomas, casi con seguridad una cochinera, conejos que ocupan poco sitio, incluso un estanque con carpas. No todos tenían de todo eso, unos tenían una cosa, otros a lo mejor un gran huerto de perales, en fin, y olivos -ojo, que el olivo no se da en toda España ni en toda Italia, pero donde se diera- y se vendían y cambiaban de todo, porque cuando es cosecha suele producir más de lo consumible.

Eso lo hacían más y mejor en Francia y en Italia que en España, e incluso en España unas provincias mejor que otras, que muchas provincias de España perecían en el monocultivo, la ignorancia y la pobreza.

Actualmente hay muchos pueblos de La Mancha donde viven los rústicos que se quedaron bastante mejor que los espabilados que se fueron a Alicante, y maldicen esos la hora que se les ocurrió emigrar al Alicante de la mierda mediterránea.  En cualquier pueblo de La Mancha faltan ¡incluso albañiles!, y fontaneros, electricistas, mecánicos, carpinteros y de todo tipo de técnicos y de servicios de salud.

No digo que en los miles de pueblos de España haya sitio para docenas de técnicos y especialistas en cada cosa, pero sí que faltan en casi todos, sobre todo en los pequeños, y que hará bien el de la capital en estudiar la cosa bien, qué pueblo de qué provincia le puede servir, mudarse a una casa con terreno para huerto, abrir un negocio y plantar huerto.  Si lo hace no él solo sino que se muda con familia, con hermanos y parientes que en la unión está la fuerza, más y mejor.

Sería del género estúpido por ejemplo mudarse a San Vicente del Raspeig, Alicante, que tiene más de 30.000 habitantes, no es un pueblo es un suburbio y les crecen los problemas. Tiene sentido mudarse a un pueblo pequeño de la Sierra de Madrid donde observes tras estudiarlo que no hay servicio de lo que sabes hacer.  Electricista y Fontanero es ideal, va a haber una demanda enorme, pero muchas otras cosas, por ejemplo servicios de IT, de WiFi, etc.  Seguirán montando Placas Solares, necesitarán un electricista que sepa adaptar esa Corriente Continua a otros voltajes y transformar corriente alterna, alimentar vehículos eléctricos, etc.  Sin embargo montar una tienda de venta de cachivaches de ordenata en un pueblo puede ser tan estúpido como montar una zapatería (el negocio más fácil, y que más se arruina y eso desde siempre), o no, si eres el único y hay un razonable mercado de servicio.

Y lo mismo vale para Galicia, Extramadura y tantas otras partes.  Si tu terreno es razonablemente grande a lo mejor hasta te da dinero la Unión Europea por tener hierba para un caballo que tire del sulky, quien sabe, cosas así.  A los rústicos les financian cada oveja, ahí hay un dinero mientras lo haya, seguramente no dure siempre.

El grave problema es, que la gente en España suele poseer una vivienda, o peor aún posee una hipoteca a muchos años. Precisamente los países con alta proporción de vivienda propia tienen más paro.  Y eso dificulta o impide totalmente mudarse a otro sitio más conveniente.  Pero eso es otro problema distinto, yo no digo que este comentario le sirva a todos, con que espabile a algunos alcanza y sobra.

Y los que estén atados a un piso en Barcelona o Madrid que compraron con hipoteca a 50 años por una fortuna, y se quedan en el paro y no tienen poblachón donde ir, esos tienen merecido morirse de hambre en la puta calle por subnormales. Le vayan a pedir de comer de limosna al cura o al alcalde.  Cuando cerró la fábrica de Samsung hace tres años en Cataluña y les dijeron a las obreras, se desmayaban de la impresión. Se habían metido a comprar pisos carísimos, coches lujosos, y lo perdieron todo.

Multiplica eso ahora por más de cuatro millones de personas, y tiembla ante lo que te espera en la capital, estás avisado.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.