Las piñas de pino alimentaban a los europeos en otros siglos, son un alimento de emergencia a conocer

En las zonas rurales de Francia, en los siglos XVII y XVIII el hambre era extrema y las personas recurrían como alimento a hervir piñas de los extensos bosques de pino.
Sin entrar ahora en que con razón vino la Revolución Francesa, la cuestión es que ahora en Uruguay la forestación extensa compite con su tradicional fuente de divisas, la carne y productos cárnicos. Los árboles son bastante incompatibles con los pastos, sobre todo en el caso del eucalipto, menos en el caso de los pinos si se plantan a una distancia prudencial entre ellos y se quitan del suelo las acículas que caen y desprenden un vapor ponzoñoso para la hierba.

Las piñas sin embargo son un alimento excelente para muchos animales. En el caso del ganado, se deben hervir primero, para eliminar casi todo el aceite de pino que es tóxico si lo ingieren en gran cantidad.
Hervirlo, usando toneles con las piñas y ramas de pino como leña.
Un alimento complementario, rico en carbohidratos, proteínas y minerales que se les puede echar al ganado para que lo coman a su antojo.
Las piñas se colectan con un largo instrumento que tiene una tijera de podar en la punta y se tira de una cuerda. Deben ser piñas verdes, no las piñas secas abiertas que ya han expulsado los nutritivos piñones y son todo leña.
El monte de pinos os puede dar así leña y algo de alimento para el ganado. Y los pinos nunca se secan.

Como alimento para cerdos. El cerdo es un alimento odiado por los pueblos semíticos, y con razón. Judíos y árabes se dieron cuenta que en sus países, carentes de agua y con escaso alimento que debían cultivar con trabajo excesivo, el cerdo comía lo mismo que ellos, granos sobre todo. También los nazis odiaban al cerdo, curiosamente ya que el cerdo es el alimento preferido de los alemanes. Pero los alimentaban en Alemania a papas y grano, con lo que consumen más de diez kilos de alimento humano para fabricar un kilo de cerdo. Los nazis, con esa aritmética demente que se planteaban, querían hacer a su población vegetariana y no darles cerdo.
En España adoramos al cerdo, por supuesto y de hecho hace milenios el cerdo era un animal sagrado, junto con el toro, y lo siguen siendo. Como se alimentaban principalmente con bellotas y lo que encontraran hozando, el cerdo no competía con la alimentación humana.
Refrán aragonés: “Las patatas p’al cochín, y el cochín pa mi.”
En Asia Tropical y el Pacífico el cerdo es un excelente animal de carne, adaptado a su ecología porque ahí los alimentan con troncos de banano y con vegetales que el hombre desdeña o no puede comer.
Y este es el secreto de una producción viable de cerdo: alimentarlos con comida que no tenga uso humano y de precio bajísimo o nulo. Tal como el secreto de una producción barata de carne y leche es alimentar al vacuno con hierba, que la gente no puede comer hierba. En cuanto les das grano, encarece mucho.
En Uruguay el cerdo es caro, porque su alimento es caro. Como los tatarabuelos no tuvieron la previsión de plantar encinas y robles, no hay bosques de bellotas para alimentar cerdos -e incluso alimentar personas, en casos de emergencia y hambrunas, que pueden darse- y los árboles autóctonos no dan frutos adecuados, tampoco los implantados eucaliptos y pinos: o en el caso del pino no lo sabías hasta que lo lees aquí, yo soy el primero que os lo informa.
Seguramente alimentar cerdos solamente a piñas hervidas no es completamente viable. Pero si plantáis encina dulce (tardan apenas cinco años en dar cosecha y el cerdo busca y come a gusto las bellotas), juntáis regularmente piñas y se las dais hervidas, y plantáis unos corros de caña de azúcar, que el cerdo se eche a comer de ella cuando está baja, tenéis solucionado su alimento sin gastar nada en piensos caros.

Piñas como alimento de emergencia para ganado vacuno. Cuando llegue la próxima sequía, que llegará, y los estancieros no tengan bombas para sacar agua y darle de beber al ganado (prefieren comprarse apartamentos en Punta del Este ¿y Ud vio el precio del combustible, m’hijo? ) ni regar, que eso cuesta trabajo y dinero, es más barato dejar que se mueran, a ver. Cortar y hervir piñas y darlas al ganado los salvaría de la muerte.
En Australia, que los australianos son un poco brutos y trabajan, cuando llegan las sequías hay unos leñadores especializados que podan de ciertos árboles que saben el ganado puede comer las hojas. Los podan a hacha, subidos al árbol. Y el ganado se suele salvar. Eso en Australia, que es el continente más seco de la Tierra.
Más vale que los que poseéis tierras y ganado espabiléis e innovéis, que soluciones hay y muchas.

Addenda, non corrigenda.
El prestigioso Dr uruguayo A. M., que se encuentra de paseo e investigación en la isla de Malta, objetaba a mi modesta proposición.

» Armando, tu propuesta es demencial. Te imaginas a un gaucho podando pinos para bajar las piñas, hervirlas y dárselas al ganado. Si no se agachan a plantar un boniato y querés que planten robles! Por favor, toma un soporífero que el insomnio te está dañando el cerebro…»

Respuesta
¿Gauchos que? Eso debe ser alguno de tus animales mitológicos, fosilizados en el cuaternario próximo tras algún cataclismo.
En Uruguay no hay gauchos, se extinguieron. Esos trabajadores, que la fantasía se empeña en llamar gauchos, son pastores.
Y hacen lo que el patrón manda, como todos.

Algunas cosas que se han investigado y se emplean como alimento de vacas -al menos en Europa.
* Gallinaza. Mierda (con perdón) de gallina seca mezclada con la paja del gallinero. Rica en ácido úrico, urea, amoníaco y otros compuestos nitrogenados, se agrega a piensos compuestos.
* Papel de diario destintado. Es celulosa. Por cierto, alguna partida que le salga mala a Botnia, ahí teneis una salida. Efectivamente, es alimentarlas con «madera» purificada.
* Barras de chocolate Hershey, en EE.UU. Hace poco, con esta crisis de maíz ahí. Estaban de oferta y se las daban a vacas lecheras. No, no daban leche con chocolate.
* Pan subvencionado, en la Polonia comunista.
* Papas. En EE.UU. y ahorita no mas.
* Mantequilla. No sabían qué hacer con las montañas de manteca de la UE. Trataron de volver a dársela a la vaca, pero el metabolismo del rumen es muy peculiar (en realidad la vaca se alimenta con ácidos grasos de cadena corta producidos por los protozoarios y bacterias que digieren la celulosa en el rumen) y la manteca lo envenenaba, enfermaban de diarrea. Así que microencapsularon esa grasa de manteca, tratándola con formol y en condiciones adecuadas formaban los «lisosomas» famosos en las cremas para las señoras que están buenas. Así la toleraban en los piensos, levantando el contenido de grasa.
* Plumas, picos y garras de gallinas. A ver si creéis que en Europa se tira algo, como para tirar estamos. La queratina «insoluble» de plumas, picos y garras de aves de corral, a toneladas, se hidroliza en autoclaves industriales a altas temperaturas y presiones. Da una proteína rica en azufre. Hace mucho que se usa, más de veinte años. No me extrañaría que la metan en alimentos para la gente, directamente.
* Cuerpos y esqueletos de ovejas. Origen de la plaga de vCJ y priones, qué macana, que asoló el Reino Unido y aún se sigue muriendo gente de eso, aunque menos gente es un goteo.

Ciertos médicos expertos opinan que en realidad fue a través de cuerpos humanos, y no de ovejas, ya que en la India hay una casta que se dedica a juntar cadáveres de animales para piensos que exportan y no le hacen ascos a los cuerpos medio quemados de hindúes que flotan en el Ganges.

Como podéis comprobar mi propuesta es modesta y perfectamente racional.
Si los uruguayos os espabilarais podíais argumentar que vosotros a las vacas no les dais esas porquerías, sólo hierba, y por lo tanto a pagar la carne uruguaya como si fuera petróleo Brent del fino, es decir, muy cara.

Por Armando

Un comentario en «Piñas: Un Alimento Ignorado»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.