Sus corresponsales son hasta más tontos y vulgares que él

Un bobeta, y de Bilbao, le escribe quejándose, y por largo, de la mala calidad de los paraguas chinos

Y aprovecha nuestro economista preferido para despacharse con unas vulgaridades sobre el imparable modelo chino de fabricar basura y hacer crecer el PIB.

>»¿No creen?» Termina

No, no creo.

Si en la brutal y puta Sinapia no venden más que paraguas chinos malos -probablemente hay paraguas chinos muy buenos, pero a los pobres borregos de Sinapia les mandan la basura, porque el comerciante compra basura y oferta basura- si sólo venden basura, y la compran, la culpa es suya.

Yo, en UK, puedo comprar basura y también puedo comprar de lo bueno, a un precio pero no un paraguas Rolls Royce -aunque hay paraguas de Rolls Royce ahora que me acuerdo, ¡y en una tienda del Pueblo que el Tiempo Olvidó! mejor dicho Rolls Royce eso dice pero es sólo la propaganda, la imagen impresa, los fabrica quien los fabrique, en China probablemente, pero son bastante buenos.

>»Pasar al otro lado no es posible: hacer paraguas para toda la vida: muy pocos centros productivos saben elaborarlos ya y, de fabricarlos, su precio sería prohibitivo, por lo que parece ser que la única alternativa viable van a ser, para la mayoría, los paraguas chinos. Claro que siempre habrá quien pueda adquirir paraguas que pueda llegar a fabricar Rolls Royce: si los fabrica seguro que los vende”. »

No sabe lo que dice, un vulgar Sinapio que no sabe lo que dice.

Estoy seguro que si vas al Corte Inglés hay buenos paraguas, ahora, so pobretones, si vas al Todo a 100, ¿que querés que te vendan a 0,60 euros?  Y el propio corresponsal inicial reconoce que hay paragüerías clásicas en Bilbao, pero el SNB, en su afán por soltarnos su deplorable discurso economicista, ni lo vio.

Esta es la vulgaridad esperable de la Intelligentsia de Sinapia.

Les pego a Uds el artículo para que se escandalicen leyendo pavadas escritas por catedrático.

———————————————————————————-

Paraguas chinos

Leí recientemente un texto interesante cuyo link me remitieron (http://charlievedella.blogspot.com.es/2014_02_05_archive.html):

“EL PARAGUAS

Hace ya unos años me soplaron el paraguas mientras desayunaba. Pese a la cercanía del lugar donde trabajo,  llegué empapado y una compañera se burló de mi buenismo. Según ella tenía que haber hecho otro tanto con cualquiera de los que poblaban el paragüeros del local.

Un ejemplo sublime del “el que vaya detrás que arree”.

Parecería que el paraguas es un instrumento fundamental en Bilbao, y es verdad que subsisten clásicas paragüerías y que los días lluviosos los senegaleses aparecen con una colección de los ídem para sacarse unas monedas, pero no hay lugar del mundo donde puedan verse más temerarios andando sin prisa bajo una lluvia recia. A un barcelonés acostumbrado a guarecerse a la mínima, ver a esos tipos a veces encorbatados pisando charcos mientras miran al tendido, acojona, pero forma parte de la idiosincrasia de este pueblo aguerrido.

Decía que hay, no obstante, un mercado paralelo, en el que no faltan los chinos. Se trata de un modelo distinto de paraguas, por llamarles algo, con varillas frágiles, dispuestas a doblarse y explotar a la mínima corriente de aire. Un chino a la defensiva podría alegar que él vende paraguas, no paravientos, pero lo real es que, pequeño huracán mediante, el número de paraguas abandonados en aceras y papeleras como extraños híbridos de antena y tendedero es más que múltiple.

La evolución del paraguas es un ejemplo gráfico de lo que está suponiendo la globalización. Antes del proceso que ahora nos permite comprar productos asiáticos a dos euros, el paraguas era un artefacto resistente. Igual servía para guarecerte de la lluvia que para apoyar la andadura con un ritmo de gentleman inglés. Entre decenas de paraguas perdidos o despedazados por el viento o un simple mal enganchón, aún conservo el último paraguas de mi suegro, que falleció hace ya veintiséis años. Con solo una ligera desviación de la punta metálica, conserva  la tela impermeable, las varillas y el mango de madera noble como el primer día. Responde a una forma de producir con materiales duraderos y trabajadores que habían conseguido un salario y una jornada digna.  Se trataba de empresas casi familiares, principalmente ubicadas en pequeños pueblos del norte, Galicia, Asturias, Catalunya o el País Vasco, que amaban y mimaban el producto que fabricaban. Algunos de los que proceden de China se producen en centros de detención con trabajos forzados de quince horas diarias. ¿Será el siguiente paso de la reforma laboral para que nuestras empresas puedan competir?

Para acabar aligerando un poco el texto me referiré a otra de mis preocupaciones relacionadas con el paraguas: los dispensadores de fundas que hay en tiendas y grandes almacenes. ¿Hay datos estadísticos sobre el número de fundas que cumplen su función? Mi impresión personal es que, ante la imposibilidad mayoritaria de enfundar el paraguas en este sucedáneo de condón, solo se consigue que la entrada de los locales quede hecha un cristo, con el suelo encharcado y lleno de plásticos . La reflexión más extendida sobre el asunto se la dejo a Luis Piedrahita, que sabrá dar un diagnóstico más preciso.

Eso sí, todos estaremos de acuerdo en que cuando uno está locamente enamorado como Gene Kelly, para qué paraguas…”

Respondí:

“Los paraguas que venden los chinos son paraguas kleenex.

Plantea un tema interesante. El paraguas de tu suegro era ‘para toda la vida’ porque así se fabricaba: se hacía un gasto importante buscando una larga duración debido a que el concepto ‘moda’ no existía. El problema: esa concepción era muy poco generadora de PIB. En los años 50 se pasó a otra concepción (en España más tarde) cuyo inicio fue el Prêt-à-porter, lo que trajo aparejado el cambio, la variedad, la moda, el abaratamiento de los bienes y el aumento del consumo, es decir, el crecimiento económico. Los paraguas que venden los chinos es la perversión de esa conceptualización.

Se puede criticar el modelo, o no, el problema es que no es sostenible porque ya no es posible. Ese modelo se diseñó para una situación de pleno empleo del factor trabajo con salarios crecientes, a los que, paulatinamente, se fue añadiendo el endeudamiento; pero ese escenario ya no existe, luego es imposible seguir teniendo y renovando diez paraguas, diez chaquetas, diez …, por lo que se produce un exceso de oferta y cierres de empresas. Pasar al otro lado no es posible: hacer paraguas para toda la vida: muy pocos centros productivos saben elaborarlos ya y, de fabricarlos, su precio sería prohibitivo, por lo que parece ser que la única alternativa viable van a ser, para la mayoría, los paraguas chinos. Claro que siempre habrá quien pueda adquirir paraguas que pueda llegar a fabricar Rolls Royce: si los fabrica seguro que los vende”.

¿No creen?

,,

Por Armando

10 comentarios en «Paraguas y Lloriqueos de Niño Becerra»
  1. Hola !
    .
    Los corresponsales de SNB no existen. Escribe él para generar un tema.
    .
    Asi y todo, creo que su mensaje es otro, apuntando a que lo barato hecho en circuitos de alta produccion, bajando costes, generando empleo y PIB, fue necesario en un momento, pero eso no se sostiene. Por ejemplo el chino (ese modelo productivo) no podria instalarse en españa con sueldos a 200 euros (bueno, aún no), y hacer productos de calidad tiene dos factores en contra:
    .
    #1 – Inversion
    #2 – Un mercado consumidor
    .
    En mi opinión (da igual un paragua o un coche), en españa casi nadie invierte para hacer productos de alta durabilidad porque el margen es pobre, no saben exportar (he hablado con inversores angeles sinapios que se aterrorizan de invertir para exportar), y como bien dices es filosofia genetica el traspaso de genero y pasta en mano.
    .
    Es algo muy antiguo, mercader, recordar las conquistas, saqueos y despilfarros, cuando entraban miles de Tn de plata y oro, y nada quedó de todo aquello, salvo catedrales, iglesias, santuarios y etc.
    .
    España jamás invirtió capitales productivos, ni cuando pudo hacerlo, y prefirió otra cosa con los resultados que se ven hoy.
    .
    Con o sin paraguas, al muere de cabeza.
    .
    Salú !.

  2. Imaginen dentro de dos años siguiendo la caída, y si pueden traspasen al 2019 …
    .
    Por cierto, en Rhodesia, antes de que se jodiera todo, la Universidad y el país tenían una excelente investigación, y también la tiene Sudáfrica.
    .
    Los sinapios lo que tienen, el culo lleno de papelitos y ahora se enteran, bueno, ni se enteran.

  3. Buenas Don Armando. A propósito del tal Becerra (..o Becerro, pues tal parece con esas barbas), no deja de ser el típico economicista que ahora va de «enfant terrible» pero que su discurso, una mezcla de pavadas varias combinadas con perogrulladas sonrojantes, no deja de ser el típico BAU de toda la vida. Fijese que en su atroz determinismo en ningún momento cuestiona los fundamentos de su pensamiento y el de sus colegas, que tanta miseria ha traído, y lo que más llega es a vulgar notario de una realidad a la cual reviste de un tono apocalíptico muy popular en la actualidad gracias al cual hace y vende libros como churros. Pues bien, este «churrero» ( las obras que perpetra bien se puden definir como tales) es el típico «guru» de moda que ha convencido a medio país de haber descubierto la sopa de ajo y que esta aprovechando la estrecha ventana temporal que se le ha abierto para llenarse los bolsillos pues sabe de antemano que es flor de un día. Que este señor sea en Españistan un referente a dia de hoy dice mucho sobre el nivel medio de esta nuestra patria. Ya sabe ud. que este no es pais para científicos ni grandes pensadores (los pobres tienen que emigrar buscando pastos más verdes) todo lo más leguleyos, políticos trincones y algun patético plumilla como el que nos ocupa, como decimos por aquí en el pais de los ciegos el tuerto es el rey.

    Saludos

  4. A mi me gusta más un refrán con inmoraleja:
    En el país de los ciegos, el tuerto está preso.

  5. «El crash de 2010». No recuerdo que sucediera nada especial ese año. Pero se sigue creyendo un profeta. Y la gente le cree.

  6. El catedrático escribe mucho y a veces acierta.
    Lo que no creo que se hinche a vender libros en un país donde se venden tan pocos libos

  7. Soy el bobeto de Bilbao. Bueno, nací en Barcelona, pero se suele decir que los Bilbao nacen dónde les sale de los huevos. Por este laberinto de internet y por casualidad he dado con estos comentarios sobre Niño Becerra en lo que de paso me dan a mí. Me he dado cuenta de que o no han leído mi blog con atención o no han entendido nada. No tengo nada contra los paraguas chinos ni contra los chinos. Me limitaba a constatar una realidad. Ya advertía al principio que los lugareños pasan de paraguas. Para los bilbaínos una aguacero es lluvia fina, pero como nací en Barcelona, soy un ser temeroso y asustadizo. Debo reconocer que me acojonaron sus comentarios insultantes.

  8. Mis comentarios, de que no sabe lo que dice y tal, iban referidos al deplorable economista SNB no a Ud.
    Lea con más atención
    .
    Eso de que para el pueblo, basura, y no habrá más que basura -siguiendo una ley económica de que lo barato y muy malo desplaza a lo de calidad, -hasta Ud lo negó, en su verdadera experiencia.
    .
    Esto del SNB es el alma mezquina y vulgar que tienen los catalanes, o muchos o los vulgares economistas catalanes, porque en realidad artículos de calidad, a su precio justo, en Barcelona abundan, y en Bilbao, y en Madrid, y en Londres ni te digo.
    .
    Lo que pasa, que el SNB por su vulgar prestigio de economista del Opus os ha comido el coco, y la culpa es vuestra, por crédulos. Él es un vivo, pero el vivo vive del bobo, y en su caso de dar deplorables cursos o sea, de enseñar a robar, que es lo que dan en su vulgar institución de pichones de ladrón.
    .
    parece Ud un poco tímido para ser o vivir en Bilbao, lugar donde entras en cualquier taberna sucia y maloliente a comprar tabaco, rozas a un borracho hijo de puta, y te pega un piñazo sin avisar.
    .
    Yo tengo paraguas muy bueno, y me salió gratis, vea, alguien lo había dejado en un paragüero de un hotel…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.