Qué fantásticos que son. Es excepcional que leas en la prensa uruguaya y sobre temas importantes, artículos que den cifras y manejen con precisión conceptos difíciles. Todo se expresa en forma vacua e imprecisa, como la mente de sus lectores. Vean esto salido hoy en El País/Monty

Cambio

La relación que la humanidad tiene en este momento con los hidrocarburos exige una rápida rectificación.
Si tomamos en cuenta los peligros del cambio climático y la suba descontrolada del valor del petróleo, es evidente que el camino a seguir es desplazar esa fuente energética por otras.
Todos los esfuerzos deben encaminarse en esa dirección, algo que no parece estar ocurriendo por más que se habla de la gravedad de la situación.
Parecería que la humanidad está en un punto de inflexión que cambiará a la sociedad en varios aspectos, para bien, si reaccionamos a tiempo, o para mal si seguimos haciéndonos los distraídos con el tema.
Como el problema es grave y urgente, las soluciones deben ser arriesgadas y valientes.

—————————————————————
Esto es documentación y no es secreta ni difícil de encontrar:
hubbert_world_2004.png

No hay soluciones tecnológicas, no se imaginen que pueden comprarse un auto eléctrico y chau. Es imposible fabricar tantos y de prestaciones equivalentes y a un precio similar a un automóvil a nafta. Eso en el transporte individual, porque si vamos a tractores, camiones, trenes, barcos de guerra, barcos de transporte, aviación, industria química y un largo etcétera es evidente para cualquiera (menos para los periodistas de El País, ellos sabrán qué les va en el asunto) que la energía atómica, que sólo produce electricidad, es perfectamente inútil.
Además, en típico espíritu colonial uruguayo, un pueblo el uruguayo y el argentino que no ha contribuido en nada a la cultura occidental, un pueblo el uruguayo parasitario de otros pueblos creativos como los europeos, norteamericanos y asiáticos, esperan que las soluciones las inventen otros, ellos iniciativa propia no tienen.

No hay alternativa al consumo de petróleo y en general Combustibles Fósiles (Petróleo, Gas, Carbón y similares). La energía por kilo que contienen no es reemplazable y por lo tanto el mundo entero se enfrenta a una hecatombe. No hay tiempo, y la elevación de los precios del combustible es imparable porque la demanda es superior a la oferta y ni aún subiendo los precios disminuye la demanda, porque No Hay Alternativa. Cuando el precio se eleve tanto (posiblemente hasta tanto como 400 dólares/barril) la Destrucción de la Demanda -aséptica expresión economicista- estallará en Destrucción de la Humanidad: Guerras, Hambrunas, Pestes. Ningún país quedará indemne.

No se piensen que «aquí con 4 vacas y con cuatro ovejas por persona hambre nunca vamos a pasar» -como me escribió El Estanciero hace poco- porque si cada uno se come esa parte alícuota, al fin de año tienen que empezar a comer hierba, todos.

Ni se crean que pueden volver al 1900, porque entonces había la mitad de población que ahora, y eran muy pobres -si una mujer se apropiaba de bosta seca para calentar el rancho la metían presa y esto es histórico- así que todos serían EN EL 2010 – 2015 mucho más pobres que incluso entonces y esa caída es intolerable. Os vais a matar los unos a los otros.

Espabilen, señores criollos y busquen soluciones nacionales, que las tienen, a sus problemas nacionales.

Una: Fácil, por decreto o ley, de aplicación inmediata. Aumentará inmediatamente la Productividad Primaria del Uruguay y un recurso a explotar si las cosas empeoran.

Todo poseedor de tierra, todos sin excepción, deben plantar el 20 % de su propiedad con árboles útiles, en combinación con autóctonos. Esos árboles son por ejemplo la Encina Dulce española (sus bellotas son alimento de ganado, cerdos e incluso personas en caso de emergencia, son verdaderas pastillas concentradas de proteínas y azúcares), el algarrobo, durazno, higueras, madroños, moreras, árboles de altura excepcional (superior a 30 mts), bambúes y tacuaras y todo tipo de árbol frutal o de otra utilidad por madera o savia recolectable.

Uruguay tiene a su favor su ecología y ambiente, tiene en contra la mentalidad rutinaria de su población. La rutina cambia enseguida si recibe dinero por cambiar: subvencionarle a los productores el plantar encinas EN PARTICULAR (es seguramente el árbol más útil por todas las razones) hará al Uruguay inmediatamente más rico.
Pagarles, sí, por plantar encinas. Es la única manera que prosperen ellos y todos. Las encinas se pueden importar de España e Italia, sean los arbolitos o las bellotas. Como cualquier árbol tarda cinco años para entrar a plena producción, se debe empezar inmediatamente.

Eso me recuerda la anécdota del lord inglés. Llama al jefe de sus jardineros y le presenta nuevos planos del jardín en particular una alameda muy larga.

-No corre prisa, dice el Jardinero. Los álamos aquí tardan veinte años en crecer, los plantaré la próxima primavera.

-¿Tanto tardarán? No lo sabía. Pues en ese caso los empezará Ud a plantar mañana mismo.

Res, non verba: La vaca no habla.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.