Una revista de Sinapia que es realmente al pedo

Jot Down es una revista que quiere ser cultural, y es el quiero y no puedo de la cultureta de Sinapia.

Tiene alguna relación ahora con El Boletín Oficial del País.

Ya ironicé aquí sobre un artículo de ellos que trataba de los negros esclavos que aprendieron a leer, y produjeron obra importante,

¿Aprendían los negros esclavos de España, a leer en Jot Down?

ya que todos los ejemplos eran de negros esclavos de ingleses y norteamericanos, siendo que nuestro país fue el último país esclavista del mundo, notablemente los catalanes vivían de sus esclavos en Cuba, no se sabe de ningún negro esclavo de la gentuza española y catalana en Cuba, ni en ninguna parte, que supiera leer y contara de sus catástrofes personales y de las de su gente.
Como es fácil encontrar literatura en inglés sobre este tema, el de los negros esclavos en Jot Down la fusila, pero encontrar literatura sobre negros esclavos de España y de Cataluña, eso da mucho trabajo, el autor fusiló a los ingleses y ya está.
Además de que los sinapios no tienen ni idea de que practicaron la esclavitud, como sólo sale en películas americanas y la lectura les es extraña, ni lo saben, y si se lo dices no se lo creen, te responden muy ofendidos que eso es leyenda negra, y Jot Down ni alude a tan peculiar institución, que se mantuvo en Cuba hasta que los norteamericanos la suprimieron con su invasión.
.

El último por ahora de los flatos en Jot Down es,

Requiescat in culo (breve defensa del pedo)

Rasgándose las vestiduras porque en Malawi el gobierno con el fin de que su población mejore en modales, ha prohibido tirarse vientos en público, Jot Down trata de defender el supuesto derecho a hacerlo entre compañía -pues a nadie le importa tal cosa hecha en el campo, otra cosa que se lo tiren en un ascensor.

Para eso aduce ejemplos, muchos de ellos inventados totalmente -Hércules no limpió los establos de Augías de un sólo cuesco, ni Odiseo hinchaba las velas de su barco así, cuando los vientos amainaban, y otros muchos disparates- en otros casos elogia a tiranos como el emperador Claudio, -notorio asesino- o al muy marrano de Quevedo, que lo elogiaba en sátiras pero seguramente si algún guapo se lo tira en su presencia, lo atravesara con su espada, y elogia a Cela otro vulgar marrano notorio.

No cita a un cura valenciano que escribió un opúsculo elogioso de tal cosa, y a eso voy, que generalmente los elogios a las ventosidades han venido de gente retrógrada, curas de ingenio vulgar, y ahí está Cela que no nos deja mentir.

Precisamente uno de los hombres que trajo el Renacimiento, Erasmo de Rotterdam, escribió contra tal fea costumbre en un opúsculo sobre cómo educar a los niños,

De civilitate morum puerilium

y este bobo autor lo critica.

Estos retrógrados de Sinapia, bajo capa de defender la libertad quieren acabar con la Ilustración, y hasta con el Renacimiento si pudieran.

En fin, un artículo al pedo, de una revista al pedo, de un país cuyos ciudadanos parece que estuvieran en pedo.

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.