En Argentina el oficialismo ha perdido las elecciones locales en Buenos Aires y en Tierra del Fuego. Cosa poco frecuente y que demuestra que el clientelismo, la compra de votos, el Plan Trabajar, el Plan Jefes y Jefas del Hogar y otras limosnas dadas a la gente, y el poco respeto de mr K y señora hacia los compromisos firmados, por ejemplo con Uruguay, las falencias de la Administración argentina en materia de seguridad, y sus mentiras y manipulaciones de una fea realidad económica, al fin se pagan.

En un plan similar el Frente Amplio y su Plan de Emergencia merecen felicitaciones. Efectivamente Tabaré Vazquez y su grupo de gobierno han eliminado la pobreza en Uruguay: sería obligatorio que ocurriera una disminución REAL de los delitos, en consecuencia, y de otras molestias de la vida ciudadana. Ese dinero que sale de los que trabajan debe repercutir en una mejora de ese entorno social de la vida de todos, de lo contrario el espíritu solidario se agota pronto.

Desde otro punto de vista, el Plan de Emergencia es clientelismo político: puesto que no puede mucho más que repartir dos dólares diarios entre sus beneficiarios -en Africa, trabajando, viven con uno y en China por un parecido- el Frente Amplio debería de pensar en cómo crear empleo y prosperidad para todos, o su éxito se le escapará de entre las manos en próximas contiendas electorales.

Sólo lo puede lograr privatizando amplias áreas de la economía uruguaya actualmente inhibidas por los Monopolios Estatales.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.