El Profesor Hugo Godoy nos hace llegar esta excelente idea para ahorrar energía, y nos sentimos honrados en publicarla

Regulación de la intensidad de las luces que funcionan tanto de día como de noche

El mejor ejemplo
Los invito a hacer un  ejercicio de observación, bastante esclarecedor de ésta idea, y que consiste en:

“De noche,  en una avenida  larga, de 500 metros, donde al final  hallan semáforos funcionando,  se podrán ver correctamente las luces del semáforo, que  tienen entre  75 y 150  vatios.
Espere a que pase un vehículo en el sentido del semáforo, y también podrá  ver correctamente las luces traseras de ese vehículo, que tienen  20 vatios.”  Intrigante…no ?

NOTA: Esta doble observación  NO será posible  de día. De día y a esa distancia es muy difícil distinguir las luces del  semáforo (por la misma razón podemos ver las estrellas de noche y no podemos verlas de día)

Introducción

Durante miles de años, hemos utilizado la luz (el fuego)  para ver  en ausencia de luz natural, formándose  dos diferentes conceptos como que: “la luz sirve para iluminar cosas”  y  también   que “si la luz es mas intensa, mejor se ven las cosas”.
Desde hace  un siglo, disponemos de  luz artificial,   podemos variarla en intensidad, frecuencia, color. Estas nuevas posibilidades nos permiten utilizar la luz para otras funciones como señalizar, advertir, organizar; o sea que ya no utilizamos la luz para iluminar, también las utilizamos para verlas (a las luces)  y no sólo  de noche o en lugares oscuros, si no que la podemos utilizar también de día.

Esta idea nace a partir de la observación del funcionamiento de las luces de ordenamiento del tránsito: semáforos, carteles luminosos, etc., que funcionan tanto de día  como de noche, y no tienen la finalidad de iluminar cosas, si no que se utilizan para ser vistas (las luces).

Fundamentos científicos
Visión fotópica, es la parte del  sistema visual que se activa con  alta luminosidad, como durante el  día.
Visión escotópica, se activa con baja luminosidad, como  en la moche.
Sensibilidad de contraste, es la capacidad  del sistema visual de distinguir entre  un objeto y el fondo, en nuestro caso,  entre una señal luminosa y el fondo.
Deslumbramiento y pérdida son dos consecuencias del  alto contraste y bajo contraste.  Ejemplos:
1- De noche,  frente a un coche con las luces altas  se produce deslumbramiento.   Alto contraste.
2-  De día, no vemos las estrellas, se pierden.    Bajo contraste.

Actualmente disponemos de mucha bibliografía en oftalmología (anatomía y fisiología del sistema visual) y física (óptica geométrica) que así lo certifican.

Nuestra capacidad de percibir la luz no siempre es la misma,  puede  aumentar o disminuir. En nuestro caso específico,  la capacidad de ver una señal luminosa de noche es mucho mayor que de día,  si pudiéramos aprovechar esto, mejoraríamos mucho la eficiencia eléctrica y la seguridad vial.

Resumen de la idea
Las luces que se utilizan para el ordenamiento del tránsito deberían tener una intensidad diferente de día que de noche.
Mayor de día, así  “no se pierden”, ya que el contraste es menor por que la luz ambiental es muy alta.
Menor de noche, evitando “deslumbramientos”, aprovechando que la luz ambiental es baja, el contraste es muy alto, y es más  fácil verlas.

Actualmente las luces de ordenamiento del tránsito se diseñan o calculan para que puedan verse correctamente de día,   es muy lógico y está muy bien; pero se deberían  corregir de noche, disminuyendo su intensidad, evitando así un gasto ilógico y  posibles deslumbramientos.

NOTA: Sin ser el objetivo de este trabajo, queremos resaltar que, por su elevada intensidad durante la noche, algunas luces, especialmente las de los modernos  semáforos de Leds, pueden afectar la visión por deslumbramiento y  cansancio visual prematuro, y por consiguiente  la seguridad vial.

Qué  se pretende
Proponemos  ahorrar energía, dejando de malgastarla,  basándonos en un nuevo concepto:

“Si una determinada  señal luminosa  (150 vatios)  se ve correctamente de día, esa misma luminaria puede verse correctamente  de noche aunque tenga menor  intensidad (20 vatios), utilizando sólo la energía necesaria, haciendo así su funcionamiento mas eficiente»
Aplicación.
La combinación de  sensores de luz ambiental  y   reguladores de intensidad eléctrica  es de muy fácil aplicación, no implica  nuevos desarrollos ya que existen en el mercado.
El sensor se graduará para que a diferentes intensidades de luz ambiental, (día, noche, nublado, atardeceres, etc.), de la señal al regulador para aumentar o disminuir  la intensidad eléctrica.  Se puede aplicar a todos los semáforos existentes, antiguos y  modernos (Leds), sin necesidad de remplazarlos.

NOTA: Si bien hemos utilizado los semáforos como ejemplo, deberíamos aplicar ésta idea a todas las luces que funcionan tanto de día como de noche, como carteles indicadores, luces de puertos, aeropuertos, etc.

Impacto ambiental
Esta es una idea muy universal, ya que puede ser aplicada en cualquier región, país o ciudad, ya sean grandes  o pequeñas. Estas luces   funcionan 365 días al año, 24 hs. por día !!!
En España hay aproximadamente  900.000 semáforos, con un gasto de 1.200 Kw/h al año cada uno.
Considerando la cantidad de horas nocturnas, atardeceres, amaneceres, días nublados,  podemos considerar un ahorro del 50% de esa energía (según zona geográfica, época del año, etc.)

Inversión – Amortización
Viendo los dos puntos anteriores, donde el coste de la inversión es muy pequeña y sumado a esto el ahorro de energía muy grande, la amortización está garantizada y es muy rápida.
En la construcción de los nuevos modelos NO incrementaría el costo más del 1%.

Agradecimientos
A todas las personas que enriquecieron  éste trabajo con sus comentarios y correcciones.

Dedicado a mis padres,  Abel  y  Elvira

Prof. Hugo D. Godoy Azar
Let.us.save.energy@gmail.com

,,

Por Armando

2 comentarios en «Notable idea del Prof. Hugo Godoy»
  1. La solucion ya se esta implantando, colocando leds en las luces de semaforos , se reduce el consumo y se ven mejor cuando les da el sol

  2. le informo que el consumo tipico de una lampara led de semaforo, ronda los 10 W/h, lo que permite su alimentacion con energia solar fotovoltaica. Ademas ahorras el tendido de cables de cobre que con su precio actual es muy apreciado por los amigos de lo ajeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.