Los mamíferos más comunes, incluyendo a los primates, tienen un hueso en el pene que lo mantiene eréctil.  Incluso en los gorilas y chimpancés, pero NO en el hombre

Este hueso es el os penis, o baculum, y está presente en gatos, perros, osos y muchos otros mamíferos, no en todos y no en el hombre.

En las hembras existe una estructura similar en el clítoris, pero tampoco en la mujer.

parece una costilla
parece una costilla

Los antiguos patriarcas hebreos sabían de esta diferencia y explicaron la ausencia en el hombre por haberlo utilizado el demiurgo en la creación de la primera mujer.

Ese mito quedó registrado en el libro del Génesis (2.21-23) de la Biblia .

El hebreo era un idioma muy pobre y no tenía una palabra adecuada, lo llama tzelá que igual quiere decir columna o soporte.

El texto bíblico sería una explicación mítica acerca de cómo se le quitó ese hueso al primer hombre. El hueso peneano en un animal está más asociado con la paternidad que una costilla. La costura de carne a la que se refiere el versículo 2.21 por donde le sacó JWH el hueso podría referirse al rafe, la “costura” embrionaria que se percibe en el pene y el escroto.

La foto es del os penis de un mamífero carnívoro, un mapache.

Se ha especulado que por Selección Sexual las hembras pre-humanas prefirieron machos que no tenían os penis en vez del presente en los gorilas y chimpancés, como signo de buena salud circulatoria, física y mental .

The evolutionary biologist Richard Dawkins speculated in 2006 that the loss of the bone in humans, when it is present in our nearest related species the chimpanzee, is a result of sexual selection by females looking for signs of good health in prospective mates. The reliance of the human penis solely on hydraulic means to achieve a rigid state makes it particularly vulnerable to blood pressure variation. Poor erectile function betrays not only physical states such as diabetes and neurological disorders but mental states such as stress and depression.

Pero en los antropoides este hueso está muy reducido y es casi insignificante por lo que caben otras explicaciones.

Por Armando

Un comentario en «No era de Adán una costilla»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.