ask_jeeves.png
Una reciente propuesta hecha en el Senado de Uruguay muestra hasta qué extremos el poder hace que algunos pierdan los puntos de referencia. Es el caso del vicepresidente Rodolfo Nin quien reclama que el presidente del Senado -cargo que él ocupa actualmente- vaya acompañado de un secretario en todos sus viajes al exterior. «Tuve que hacer revista de tropas con la valija en la mano», narró, angustiado, ante los azorados senadores.

Según dijo, en sus giras comprobó que necesita de alguien que lo ayude con su valija, le cepille la ropa y los zapatos, se ocupe de los pasajes y lo secunde en las reuniones. Sus explicaciones no convencieron a los senadores que criticaron la propuesta y la hundieron en el olvido.

Que contrate a Jeeves, de mayordomo y se lo pague él.
Para eso es MILLONARIO.
El y su señora tienen varias estancias y un sueldo morrocotudo. ¿Pérdidas? No se le ven las pérdidas por ningún lado.

«Cuando el trapo de piso llega a toalla, no hay clavo de donde colgarla.»

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.