Sarkozy va a prohibir las bombillas normales y los cristales de ventana simples, es decir que hay que ponerlos dobles, para aislar mejor las casas.
Mayor uso del tren y de los canales para transporte de mercancías, en vez de tanto camión.
Tambien propone castigar con impuestos las importaciones a la Unión Europea de los países que no respeten el protocolo de Kyoto.

Sarkozy aprobó 1 millardo de euros (=1 «billion» = 1,4 millardos dólares) para desarrollar nuevas fuentes de energía y mantener la biodiversidad. Eso a gastar en los próimos cuatro años. Sostuvo que cada euro invertido en investigación nuclear será completado con otro euro en energías alternativas y protección ambiental.
Esto en la línea del informe de la Naciones Unidas, de este jueves, que denuncia la sobreexplotación del medio ambiente y advierte sobre el peligro que se cierne sobre la humanidad y la civilización.

No todo lo que reclaman los Verdes, pero es bastante: a ver si se cumple.

Con un par, Sarkozy, que como esto siga así Londres, y Montevideo y Buenos Aires van a quedar bajo agua, hay que parar el aumento de CO2 inmediatamente.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.