Envidias y puñaladas de escritores uruguayos

Kissinger una vez se burló de las disputas entre profesores universitarios (norteamericanos) diciendo que las peleas eran tan sanguinarias porque había muy poca plata en juego.

Imaginate en Uruguay, que son todos pobres de solemnidad.

Mercedes Vigil es una buena y profesional escritora uruguaya que probablemente no comulga con la mafia que ahora desgobierna en Uruguay.  Es por lo tanto perseguida ferozmente por los paniaguados empleados públicos que maman de la administración comunista. Una muestra de las prácticas literarias en Uruguay, no muy diferentes de las que se estilan en España, por cierto; un poco más crudas por lo que poco que hay en juego, es lo poco que tienen.

Mercedes Vigil, encendió la mecha y la emprendió contra  todo el que se le atravesó. Catalogó al escritor Mario Delgado Aparaín de “ñoqui”, que  no va a trabajar a la Intendencia de Montevideo, y que nadie sabe qué hace allí. Opinó que el poeta y ensayista Jorge Arbeleche debería ser expulsado de la Academia Nacional de Letras, catalogando como “un acto delictivo” una carta firmada por 44 colegas suyos que  pidieron que la Junta Departamental de Montevideo no la nombrara “Ciudadana Ilustre”.

Aunque parezca increíble, tuvimos que presentar escritos demostrando que documentos públicos como el “Tratado de la Triple Alianza” o las cartas de determinados personajes históricos que están en el Archivo Mitre no son pasibles de propiedad privada. Todo esto terminó en un juicio por difamación e injurias, contra la historiadora Alicia Fernández de la  Biblioteca Nacional”. Terminó “en una retractación que fue firmada en los últimos días del mes de noviembre”, y demostrando  “como no podía ser de otra manera, que los documentos públicos son documentos públicos, y uno no puede salir a reclamar, por ejemplo las “Instrucciones del año XIII” porque es absurdo. Pero esto no fue un error; fue una suerte de conspiración de un grupo de gente para difamarme”.

Ñoqui  e instigador Cuando los colegas le preguntaron sobre sus  acusaciones hacia Mario Delgado Aparaín a quien catalogó de “ñoqui”, Mercedes Vigil fue más lejos “pero hay algo más grave que sea un ñoqui; porque eso es Vox Populi que Mario desde que está trabajando en la Intendencia Municipal de Montevideo va poco a trabajar, eso lo sabemos todos. Creo  que de los 3 millones de habitantes (del Uruguay), 2 y medio lo sabemos. Lo importante es que el Sr. Mario Delgado Aparaín, con quien yo creía tener una buena relación, el día 11 de julio envía a la Casa de Escritores un mail de 148 párrafos explicando por qué yo no soy una luchadora social, instigando a otros escritores a conseguir pruebas para acusarme de plagio, y luego ir a la Junta Departamental para pedir explicaciones sobre mi”.

Los colegas le recordaron que fueron tres las escritoras que realizaron este planteamiento en la Junta Departamental de Montevideo: Ana Solari , Inés Trabal y Teresa Porzecanski. Algo que Mercedes Vigil catalogó como “un atrevimiento” increíble “porque de toda esta gente que se ha movilizado, yo hace mucho tiempo y muchos colegas también, conocemos que tienen muchos muertos en el placard; cosa que no le pasa a Mercedes Vigil”.

Comentando “fijate tu que Mario Delgado Aparain en ese memo me compara con los violadores de los Derechos Humanos. Es muy fuerte. Entonces el problema no es  si  es un ñoqui, que es Vox Populi, el problema es hasta qué punto están dispuestos a embarrar la cancha para que un colega no publique”.

PARA SABER MÁS

☼  http://es.wikipedia.org/wiki/Mercedes_Vigil

☼  http://humbral.blogspot.com/

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.