La cumbre del Mercosur, leemos en el diario argentino La Nación, encuentra un enemigo envidiable, la Unión Europea y procede a echarle la culpa de sus males propios. Incapaces de resolver sus problemas, se creen que distrayendo la atención de su gente pueden tapar su ineficacia, pero por lo que leo en los comentarios de los propios argentinos en ese diario, no engañan a nadie y la mayor parte de los espontáneos preguntan porqué no gobiernan mejor, para que no se tenga que ir la gente ilegalmente y a pasar penalidades, rodando allá por el mundo como puta por rastrojo.

Uno de los peores en el sollozo latinoché ha sido por supuesto el inefable Dr. Vázquez. Entre aplausos y sonrisas agradecidas de la Sra de Kirchner, recita Tabaré aquellos inmortales versos del Martín Fierro :

En el peligro ¡Qué Cristos!
El corazón se me enancha
Pues toda la tierra es cancha,
Y de esto naides se asombre,
El que se tiene por hombre
Donde quiera hace pata ancha
.

Soy gaucho, y entiendanló
Como mi lengua lo esplica,
Para mí la tierra es chica
Y pudiera ser mayor
,
Ni la víbora me pica
Ni quema mi frente el Sol.

¡Ah, mozo jinetazo, ahijuna! Al Dr. Vázquez que España tiene ahora mismo el 10% de la población activa en el paro -o séase dos millones y medio de desempleados, se dice pronto- le da igual: no sabe, no se entera. La cuestión es quitarse gente de encima y los problemas que se los solucione otro.

Chávez, prepotente como todos los milicos, amenaza:

«Nosotros en Venezuela, que a veces tenemos posiciones radicales, a veces, no siempre, adelantamos una posible respuesta de Venezuela, no queremos comprometer a nadie, pero pudiéramos hacer una ley del retorno de las inversiones, porque ellos tienen muchas inversiones»

A robar, Chávez, eso es lo tuyo.

A continuación criticaron a la Unión Europea -porque no arruina a sus agricultores y ganaderos dejando entrar los productos del Brasil esclavista sin aranceles. Digo yo: que le vendan esos alimentos tan famosos a los asiáticos y a los africanos, que se están muriendo de hambre. … Eso nunca, que los pagan barato. Hay que encajárselos a los europeos que tienen mucho dinero.

Son incapaces de entenderse los sudacas entre ellos. El propio Mercosur es un quilombo: ahí están los puentes Uruguay-Argentina cortados desde hace dos años. Uruguay intenta venderle carne, corderos a México y llevan desde Sanguinetti y Batlle con la misma cantinela. Este infeliz de Tabaré fue a México, a pasear los cien de su comitiva, porque no les hicieron a los uruguayos ni caso. Volvió con el rabo entre las piernas.

Pero los europeos somos muy malos: No hemos dejado que se arruinaran nuestros bancos, se quejó Lula. La Europa civilizada ha legalizado la barbarie, delira el coronel, banquero y petrolero. Nos golpea muy fuertemente que no se respeten los derechos humanos de los latinoamericanos, solloza Tabaré.

Y a continuación se fueron a cenar.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.