Dos desconcertantes instrumentos de laboratorio y otro más

El matraz de Kitasato y el embudo de Buchner tienen la desconcertante calidad de que uno es bastante inconcebible sin el otro, o sea cómo fue que el famoso bacteriólogo japonés inventó por un lado el matraz ese, y el alemán el embudo que sin el matraz no funciona.

.

Embudo de Buchner insertado en matraz de Kitasato

Como ven en la foto el matraz de Kitasato es un Erlenmeyer ↓ ↓ ↓ de paredes gruesas, con un pitorro que se le conecta una bomba de vacío.  Al hacer vacío el líquido de la pasta que pusimos en el embudo de Buchner (que en la foto el fondo está cubierto por un papel de filtro, pero tiene un fondo plano y con agujeritos para que pase el líquido) el líquido filtrado cae al matraz.

El uno sin el otro difícil que sean útiles.

La explicación puede estar en que ambos importantes artilugios fueron en realidad inventados por un Buchner, y se le llama Kitasato al matraz por darle honor al científico japonés.

Y digo «un Buchner» porque no fue este Buchner el Premio Nobel, fue otro Buchner, químico industrial.

En cuanto al matraz de Erlenmeyer es un recipiente cónico de fondo plano y que sirve para juntar líquidos y otros trabajos químicos.

Suele estar graduado en volumen

Tiene la ventaja por su forma que es estable y se puede agitar y revolver el contenido, a veces compuestos peligrosos, con más seguridad que en un vaso de Bohemia -vasos en inglés llamados beakers, porque tienen un piquito, y en español de Bohemia por estar hechos de cristal resistente al calor y de esa región de la República Checa.

Junto con el mechero de Bunsen, pipetas y buretas el material más básico de laboratorio

.

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.