Luego dirán que los ingleses son fríos. El marido de la Ministro del Interior, Jacqui Smith, se calentaba antes de cumplir con el deber conyugal mirando películas porno.  La señora, lógicamente, puso los vídeos en la lista para desgravar el gasto, y los reptiles de la prensa canallesca la deschavan.

El diario se pregunta si hay que pagarle los vídeos porno al marido de la Ministra.  Por supuesto, a ver si la Ministra bien follada está más relajada y no ve terroristas por todas partes.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.