gas-t_2l.jpg

Para salir del Marasmo Uruguay debe Privatizar

En Uruguay el empleo se divide en dos clases, totalmente diferentes en su vida laboral.
La Clase Privilegiada, que trabaja en las Empresas Públicas, nombrados a dedo por los partidos políticos -salvo algunos técnicos imprescindibles para que no colapsen del todo- goza de seguridad absoluta en su trabajo, prácticas laborales respetuosas de su antigüedad preparación, promociones y ascensos regulares, e incluso impunidad o indiferencia por parte de los superiores en caso de irregularidades menos graves en concurrir a trabajar, cumplir con sus tareas, distracción de pequeños elementos -y prácticas aún peores, aunque los ñoquis [1] tan abundantes en otro tiempo lo son ahora algo menos.
De todas maneras la figura del Cartero Analfabeto, que tira las cartas por que no sabe leer, sigue descubriéndose, lo que en un país donde los analfabetos no son abundantes muestra que los deben poner de carteros a mala leche.
La Clase Privilegiada hace huelga habitualmente, huelgas muy largas, por las que no sufren descuentos o sanciones laborales, sea por temas propios o sea por huelga en solidaridad, algo absolutamente prohibido bajo sanción de despido en el Reino Unido pues es un arma comunista para la destrucción del Estado. Las empresas de la Clase Privilegiada tienen enormes pérdidas enjugadas por el presupuesto que está arruinado y endeudado para mantenerlos en su trabajo y prácticas. Estas prácticas laborales en el mundo se conocen por el risueño nombre de ¡ Spanish Practices ! ya que sólo los necios pueblos hispánicos las practican. A enterarse que en España no ocurren, si es que alguna vez pasó.
La Clase Privilegiada se sabe intocable porque es el cebo que la Clase Política agita frente al electorado, la posibilidad de ser nombrado a dedo y acceder a tan linda situación.
Esto en los países cultos, o más espabilados, o menos serviles con su Clase Política lo llaman Clientelismo. Es una forma de dominio y control de la Clase Política sobre los serviles, que no son inteligentes para darse cuenta que no accederán nunca a esas mieles, ya que la Clase Política se la reserva para sus familiares o socios y amigos más directos

La Otra Clase, es la de quienes por sus pecados no tienen más remedio que trabajar en la Empresa Privada e incluye a los propios empresarios, cómo no, que con gusto se cambiarían por miembro de la Clase Privilegiada del empleado público. Son empresas liliputienses en comparación con las públicas, acosadas por la sed de sangre del chupóptero público, descapitalizadas, sin posibilidad de competir con las empresas extranjeras. Tienen corta vida, siempre en el filo de la navaja, sus empleados no tienen la emvidiable situación de la Clase Privilegiada -pero a la Clase Privilegiada la mantienen pagando los impuestos más altos del mundo, que la Clase privilegida y la Clase Política devoran sin dar nada a cambio: Recordemos que Uruguay es un país estatalista, sin Seguridad Social.
En Uruguay es muy normal ser un año todo un señor exportador y al otro año todo un señor bichicome. Eso crea en el productor inteligente una fobia absoluta a cualquier tipo de aventura o novedad, ya que ha visto a mucho entusiasta e ingenuo arruinarse en un santiamén, sin que haya acudido la Clase Privilegiada Pública a salvarlo, qué va, los injurian además.
Es curioso que siendo las Empresas Públicas la parte mayor de la economía, y por lo tanto responsables del Marasmo y de la falta de oportunidades para la juventud, que los fuerza a emigrar, hayan sido los empresarios privados objeto de tan mala literatura por parte de los Poetas del Odio.
En efecto, Galeano y Benedetti como los más notables, y una caterva de imitadores menores se han dedicado a escribir las mayores infamias sobre ellos, a quienes imaginan nadando en piscinas de esmeraldas.
Jamás una palabra los Poetas del Odio sobre las Empresas del Estado, siempre una infamia sobre las Empresas Privadas y sus dueños. ¿Será porque ellos mismos eran o son funcionarios del Estado?
En todo caso quien piense que una prédica comunista constante, a través de literatura, canciones de protesta singularmente cretinas, maledicencias y envidias, y que piense que eso no ha causado una destrucción de la moral de trabajo de la población, se puede decir que es poco observador o reflexiona poco. O que está en el ajo.

Es una actitud muy servil por parte de la ciudadanía el esperar de la Clase Política, que se autoperpetúa en su situación con astucia, que lo saquen de su mala condición y lo eleven a la situación de privilegio y pase a pertenecer a la Clase Privilegiada, así por todo el morro. Algunas veces pasa y todos conocemos la anécdota -no digo que sea verdadera, solamente que se tiene por verosímil- de chica que está buena, concurre al escritorio de político a pedirle un puestito y este le dice, quizás en chanza
– ¡ Eso sólo si te dejas dar por el culo !
Con lo que la chica se pone de bruces sobre el escritorio y se levanta la pollera, y el político se ve obligado a cumplir como está mandado. Y luego le firma el nombramiento, ahí está el poderío.

El uruguayo quizás sea el pueblo más democrático del mundo. Baste pensar que para presentar candidatos a las listas se necesitan un alto número de firmas y si se multiplican los numerosos candidatos -más numerosos que las termitas y con parecido apetito- por esas firmas dan más habitantes que tiene el Uruguay. Algunos que se han tenido que ir de su país lo llaman a todo esto un fracaso del sistema democrático, lo que es ominoso. Yo no llego a tanto.
Yo pienso que el uruguayo ha sido condicionado desde niño por su astuta y desaprensiva Clase Política a ver a las Empresas Públicas como algo muy bueno e intocable, una forma de Nacionalismo. Como no tienen modo de comparar con nada, como carecen de periódicos y su televisión es muy mala, no tienen dinero para viajar a Europa a culturizarse (pues su educación superficial es una mezcla de ignorancia y arrogancia) y al educarse en Europa darse cuenta que las cosas se hacen de otra manera -y si alguno viaja lo hace de turista, un par de semanas de quedarse con la boca abierta maravillado y luego volver a la aplastante realidad criolla- como una constante y mentirosa propaganda le dice que las empresas estatales son lo mejor -¡Ay, -suspira- quien trabajara en una! Y así sueña, como quien sueña que le toque el Cinco de Oro (que también tiene tongo)- y se resignan. Y van a la primera y hacen huelga, que es una forma inconsciente, furiosa y admitida de destruir su país cuyos dirigentes le están engañando con tanta sangre fría.

De privatizar Uruguay las empresas del Estado inmediatamente las energías muertas del uruguayo se liberarían en una explosión de creatividad y de trabajo, como ha pasado en China y en España. Una empresa como ANCAP fácilmente se puede dividir en más de 20 empresas privadas, que al perder su monopolio -pero conservando su gran posición de fuerza en el mercado, por la realidad de la vida empresarial- competirían con otras que se formaran inmediatamente.
De la misma manera la UTE, que fácilmente daría nacimiento a una docena de empresas del sector energético -quizás el Estado puede conservar el monopolio de la Red de Distribución, como ocurre en España, cobrando a las Eléctricas por su uso- se beneficiaría de sus activos y se formarán otras empresas del sector Electricidad Solar y otras Energías Alternativas.
Es posible que algunas empresas, como lo que queda de la AFE, debieran seguir siendo estatales porque nadie en su sano juicio quiera cargar con ella y al mismo tiempo el traslado de las cosechas exige locomotoras, coches y vías, y puede haber otros casos, pocos, en sectores estratégicos, en la Educación.
Por ejemplo, el Puerto de Montevideo (¿hay otro lugar de la capital que ocupe un sitio de privilegio en la memoria del ciudadano? Quizás los prostíbulos alrededor del puerto y al servicio de marineros y estibadores y escribientes de pluma montados) perfectamente se le puede vender a Dubai por una fortuna: están comprando puertos en el Reino Unido y en EE.UU. Y al que se asombre que en otros países los puertos sean privados, que son empresas privadas en casi todos, se entere que el uruguayo vive fuera del tiempo, fuera de la realidad de las cosas, muy engañado.

En España, durante Franco, el sistema era muy parecido al de Uruguay ahora. Todo eran empresas del Estado, donde entrabas por enchufe. En este caso el truco era conocer a un cura, eran los que manejaban el tinglado o ser pariente de un Camisa Vieja de la Falange. Y el que tenía escrúpulos le pasaba como en Uruguay, que el que tiene vergüenza ni come ni almuerza.
Al morir Franco se liquidó ese vil mangoneo desde arriba, esas empresas a pérdida pura fueron progresivamente privatizadas, la prosperidad ha sido creciente y continúa, y ahora los uruguayos van a buscar empleo a las provincias españolas de donde se fueron sus abuelos.
Similarmente China despertó, y ahora el mundo tiembla. Donde la China comunista era un marasmo ahora es una efervescencia al haberse liberado las fuerzas capitalistas en ese gran país.
Uruguay no debe ser conservado como una especie de zoológico donde se perpetúan prácticas en peligro de extinción sino volverse un país normal. No os equivoqueis, no sois un país normal.

Es seguro que de privatizarse las empresas públicas uruguayas -y perfectamente ser poseídas por nuevos empresarios uruguayos, surgidos de la administración de esas empresas- y competir en un mercado liberalizado, el empleo y la riqueza crecerían y Uruguay abandonaría ese tenaz, angustioso tercermundismo que lo socava.

[1] Ñoquis. Se llama así en Argentina y Uruguay a empleados públicos en nómina, que no concurren a trabajar pero sí a cobrar el 29 del mes, día en que normalmente se comen gnocci, una pasta italiana de papa y harina, de ahí el nombre.

Por Armando

7 comentarios en «Los Monopolios en Uruguay han causado Pobreza, Desempleo y Carencia de Oportunidades»
  1. Armandito,a veces pienso que tenés un corso a contramano.Por supuesto que hay muchas cosas a corregir en nuestra sociedad y en nuestro sistema economico.Para hacerlo mas igualitario y fraterno y librarnos del yugo a que nos sometieron por tantos años,los europeos y los yankis.Para empezar y terminar de una buena vez por todas con éste cambalache,habria que aliñarse con Cuba,Venezuela y Bolivia y declarar el socialismo.Nacionalizar y Estatizar todo y no darle bola a los grasas de Europa y de Norteamerica.abrazo y disculpa.Siga Ud.tomando su Wisky escosés y dejemé a mí con mi wisky nacional.

  2. Vos te llamás Mario o te apellidás Lenín? Y me acusas a mi de tener un corso a contramano. Te recomiendo la lectura del «Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano», con perdón: de aquellos tres bravos amigos. Se puede conseguir gratis en Internet buscando en Google aparece.
    Y por supuesto que no bajarías a la mina por todo el oro del mundo, un país de oficinistas, unos pocos gauchos y muchos ladrones y estafadores y gente de mal vivir.

  3. Armandito,soy ESTALINISTA,que te queda grande.Ese país de mierda donde estás arrastrando tus miseravilidades,ya la va a quedar tambien.Viva el Marxismo.abrazo

  4. Este país, en primer lugar os dio la independencia cuando no erais nada, y segundo, siendo Inglaterra más pequeña de tamaño que Uruguay, viven unas diez veces mejor casi 60 millones de habitantes mientras que vosotros con comunistas como tú tienen miedo de abrir la puerta. De la diferencia entre la civilización y la barbarie no teneis ni puta idea ya. Saludos a tu jefe del departamento administrativo, stalinista empleado público !

  5. Grande armando, comparto plenamente. Este pais cada dia está peor x culpa de gente atrasada, nos chupan la sangre los publicos de mierda (festejen uruguayos!!!) el comunismo da asco. Abrazo

  6. Recordemos que los monopolios en Uruguay los pusieron los colorados, partido socialista si los hay, y lo digo de verdad. Fue desde principios de siglo XX, es decir que lleva más Uruguay con el socialismo, más de un siglo, que lo que tuvo desde la Independencia de Brasil hasta José Batlle y Ordóñez, que fueron 70 años.
    Podemos razonar, que desde el nacimiento del Uruguay moderno, Uruguay es socialista.
    Y, esto es como el que nace barrigón: es al ñudo que lo fajen !
    O menos amablemente, como el que nace con una gran jiba en la espalda y una chepa en el pecho. Si lo quiere Ud enderezar, lo ata entre dos tablas que se le estire el espinazo a la fuerza, se le va a morir el enfermo.
    O sea que.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.