Los austríacos, esos de la raza de Hitler, se quejan de que los turistas y periodistas van a hacer turismo de catástrofe a ver la casa del mónstruo que parece salido de un cuento de los hermanos Grimm.
catastrofe-turistas.jpg

Las incompetentes autoridades de ese país tercermundista, Austria, fastidiadas porque su descuido y venalidad quedó expuesta de la manera más trágica.
Está claro que si cuando aparecían los hijos de la «desaparecida» hija, hubieran ido con un perro policía, descubren el zulo inmediatamente.
Hay miles de personas desaparecidas en Austria.
Deben estar pudriéndose en los zulos austríacos. Una costumbre nacional como cualquier otra.

Tendrían que investigar si esta niña Madeleine McCann que desapareció en Portugal, si no había algún austríaco o vive alguno de estos de la raza de Hitler por ahí cerca.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.