En un paisaje post-apocalíptico un padre y su hijo luchan por la supervivencia

Hoy me compré The Road, la estoy leyendo.  La Bomba Judía, las Bombas Atómicas de su invención, las Armas de Destrucción Masiva de los EE.UU. usadas contra ellos, aniquilaron su país.  En ese Invierno Nuclear, una grisalla constante, muertas las plantas, todo tapado de ceniza, un padre y su hijo van por la carretera, rumbo al Sur, rumbo al Océano.

Llevan sus pobres cosas en un carrito de supermercado. Sucios, fríos, hambrientos el padre protege al niño de bandas de caníbales que depredan a los pocos supervivientes.

Es una tierra o un infierno poblado por gente todos como el Chigurh que figuraba en la otra, espantosa, novela de McCarthy, No Country for Old Men.  Chigurh era la exaltación sociópata de la América actual, los monstruos que pueblan The Road su lógica consecuencia terminal.

Una crítica en The Observer decía de la novela que es «exhilarating», Life After Armageddon.  Me revienta esta gente que escribe cosas así optimistas «exaltantes» del estilo Cómo enriquecerse con la Gran Depresión II , Oportunidades en el Colapso y en ese plan.

Conviene leerla, hay versión en español La Carretera.  Así se enteran Uds. de lo que nos espera en El Colapso causado por el Pico Petrolero.

Por Armando

2 comentarios en «Leyendo The Road, de Cormac McCarthy»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.