Praga, 1942. En el palacio del SS-Reinhard Heydrich, nazi tirano de Checoeslovaquia, ha ocurrido un asesinato

Upper_Chateau-PanenskeBrezany

El palacio de Panenské Břežany en alemán Jungfern-Breschan  está lleno de asesinos de la SS ahí llamados por Heydrich que también ordenó asistir a Bernie Gunther, policía berlinés sumergido en una situación nacional e histórica, excepcional es llamarlo poco, es la Segunda Guerra Mundial, ocurre la invasión de Rusia, el mundo está en llamas.

Se han reunido para celebrar el nombramiento de Heydrich como Reichsprotector de Bohemia y Moravia.

Un ayudante de Heydrich es asesinado, y se trata de un asesinato en el cuarto cerrado, típico de las novelas policiales de Agatha Christie -autora inglesa desconocida para el Comisario Gunther.

Es curioso que esta novela de Philip Kerr sobre personas y lugares bastante conocidos para el interesado en la Segunda Guerra Mundial, no trata del asesinato de Reinhard Heydrich (sólo un poco y lateralmente al final) por la resistencia checa, tema muy tratado, y recientemente por HHhH sino de la vida en Alemania y sus conquistas y crímenes, vistas desde la óptica de un policía de Berlín, Bernie Gunther.

La novela es muy buena y recomendable.  El misterio del asesinato en el cuarto cerrado, lo soluciona con elegancia pero el verdadero misterio oculto -el asesinato fue una mera distracción- se revela luego de manera brutal y trágica, cuando Heydrich y sus sicarios someten a horribles torturas a la mujer que acompañaba al Comisario Gunther, una mujer de la vida que Gunther había conquistado tras ella ser atacada en Berlín por un terrorista checo, espantado por Gunther y que muere atropellado.

Es especialmente notable la descripción bien detallada de la miseria vil y el hambre, las necesidades y carencias que pasaban LOS ALEMANES en 1942, cuando todos los recursos se destinaban a las tropas en el frente.

No tenían comida, no tenían café, no tenían mantequilla, no tenían cigarrillos, no tenían ropa, ni jabón ni gasolina, no tenían radios o sólo los muy ricos.

¡Los alemanes criaban cuises para comérselos !

Esto me hizo una gracia bárbara, porque lo he recomendado como medida de supervivencia, y ya ven Uds, los ingeniosos alemanes ya lo hacían.

Enséñense…

Pero esto obliga a una reflexión.  Los alemanes no tenían tabaco, pero España produce tabaco, Andorra también (yo lo he visto, tabaco creciendo entre la nieve !) y las Islas Canarias. No se les ocurrió de comprar tabaco en España, que buena falta les hacía vender algo en 1942, pagar con marcos de papel, algo le podrían vender aunque fuera de lo robado en otros países.

O sea, que como comprueban, salvo en el tema armas los nazis dejaban mucho que desear en todo aspecto, no eran tan espabilados como los presentan algunos -sobre todo algunos ingleses, que a setenta años vista les siguen teniendo miedo.

☼ La muerte de Heydrich

Es interesante que al final de la novela el comisario Gunther ofrece una explicación diferente del óbito de Heydrich, que NO murió en el atentado famoso, fue herido por una granada, y ya se había recuperado en su palacio, y no va y se muere de repente el tirano ese.

La explicación aceptada es que Heydrich muere de septicemia, Gunther tiene una explicación más tenebrosa.

.

Kerr  no usa palabras alemanas en esta novela

Es interesante que el autor no llena esta novela, ni las otras del ciclo de Bernie Gunther, con palabras alemanas como es casi obligado por los autores ingleses cuando tratan de la Alemania Nazi, tema que es de inacabable fascinación para ellos y por ejemplo y de mal ejemplo, podemos poner nada menos que a Martin Amis que en The Zone of Interest masacra al lector con palabras alemanas; o Kerr sólo usa las imprescindibles, como en una lista de los asistentes a la fiesta de fin de semana, que aparecen todos con sus nombres y títulos impresionantes, desde el SS-Obergruppenführer Reinhardt Heydrich -o sea, el General- hasta el Sturmscharführer  Gert Kritzinger -que es el mayordomo, y no, el mayordomo no ha cometido el asesinato !

Se nota que Philip Kerr ha aprendido de errores anteriores que cometió en otras novelas situadas en lugares exóticos -o sea, Cuba, Florida, México-  que en su novela The Shot de 1999 transcurre ahí, está plagada de errores en castellano, los errores típicos de los guiris cuando intentan escribir en español, y escribió «No temáis una muerta gloriosa» :-)) que es el himno cubano, «Con permeso» que es verdad que los latinoamericanos dicen, ‘Con permiso’: suena igual pero ¡no se escribe lo mismo ! y Cubaños !! en vez de cubanos, etc, ya le vale.

Aunque la atracción por usar palabras alemanas le debe haber costado vencer, Kerr la ha resistido con buen criterio, y no es que los ingleses se equivocan cuando usan substantivos alemanes, eso puede estar bien hecho, es que en cuanto intentan una frase en alemán se equivocan totalmente.

Philip Kerr dice que estudió Alemania, el Alemán y todo sobre el Reich durante largos años, pero como lo puso en un libro (que tengo) y se llama, The Penguin Book of Lies, capaz que es mentira.

* Conclusión.

Prague Fatale es una novela muy recomendable

No es tan absolutamente original como A Philosophical Investigation que es una novela incomparable, pero Prague Fatale está muy bien.

PS. Un amigo, TS checo por más señas o sea una autoridad en cuestiones de Praga, me comenta:

Bueno, no sé. Leí el libro pero tampoco puedo decir que me entusiasmara.
Por un lado, parece Agatha Christie: todo se desarrolla en una mansión de campo, mayordomo incluido, donde ya se sabe que está el asesino. Poco original, la verdad. Sobre Praga hay muy poco, nada que el autor no haya podido sacar en una lectura de una guía de viaje.

Lo peor, es que el protagonista me resulta poco convincente. Un policía de la época constantemente preocupado por la triste suerte de los judíos? Yo podría entender que un alemán fuera anti-nazi, muchos lo eran pero no andaban por ahí proclamándolo a viva voz, y mucho menos a Heydrich. ¿Y su obsesión por los judíos? En cada página aparece por lo menos una referencia a los judíos, como si los alemanes de la época no tuvieran otras preocupaciones más urgentes. Por otra parte en el año 1941 en que ocurre esto (el año en que yo nací) nadie sabía gran cosa de los campos de concentración ni de que estuvieran liquidando a algunos judíos. Por esas épocas se sabía más del destino de los comunistas y patriotas. Las grandes deportaciones de judíos creo que comienzan en 1942, y las grandes mortandades en 1944 cuando los bombardeos aliados cortan el suministro a los campos.

Lo más divertido es la parte donde un alemán dice que no se puede reparar el reloj del palacio porque «todos los relojeros de Praga son judíos». Esa sí que es buena, los checos no serán otra cosa pero los buenos técnicos de todo tipo sobran, sólo faltaba que se dijera que el gran reloj medieval del ayuntamiento lo construyó un judío.

El hombre se está tratando de congraciar con algún editor judío o qué le pasa?

En fin, ya te digo, lo leí pero no me pareció gran cosa.

,

Para Saber Más

Prague FatalePrague Fatale

Libras 3.99 en Amazon, edición Kindle

.

HHhH  Himmlers Hirn heißt Heydrich:   El cerebro de Himmler se llama Heydrich. Una novela algo pretenciosa y moderna sobre la Operación Antropoide, el asesinato de Heydrich, bastante mal realizado por cierto.

HHhH  by Laurent Binet and Sam Taylor

.

Amis in Auschwitz   London Review of Books crítica del libro de Amis

→  The Zone of Interest Martin Amis (aunque este libro de Amis trata sobre Auschwitz, no sobre Praga, pero Heydrich, precisamente, fue uno de los arquitectos del plan de la exterminación a escala industrial de los judíos)

The Shot

→ The Penguin Book of Lies

A Philosophical Investigation, Wikipedia

La edición que yo leí, en Amazon, está MUY barata

A Quiet Flame, Una Llama Pálida

Argentina protegió a 40.000 nazis y así le fue

Estaba terminando yo de leer A Quiet Flame, una novela de Philip Kerr y leo en el País/Madrid que la publican en español con el título Una llama pálida.

 Me parece que no les va a gustar mucho en Argentina.

Corre el año 1950 y Bernie Gunther, detective alemán que sobrevivió a la Segunda Guerra mundial, desembarca en Buenos Aires junto con el exterminador de judíos Adolf Eichman y el Sturmfürer Herbert Kuhlmann, comandante de la 12ª división panzer de las SS Hitlerjugend. Huyen de la Europa devastada por la guerra, gracias a la complicidad de Perón con la ODESSA, la organización nazi que los transportaba a países que los protegían.

* palacio de Panenské Břežany

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.