Picaresca y Esperpento en una excelente novela ambientada en la Barcelona más cutre

‘El Enredo de la Bolsa y la Vida’  es una notable novela, la compré versión digital en Amazon y la estoy leyendo en el Kindle.  Me llegó instantáneamente por el Whispernet sin tener que esperar una semana a que me la mandaran de España, cuesta un poco menos que la versión impresa y me ahorro el correo otra que tal.

Trato de no leerla de una sentada, esto de leer es un vicio caro, me saldría más barato ser habitué a la Ópera.

Cuestión que el innominado detective de la novela (a quien ya hemos conocido en anteriores ) busca a un amigo que conoció en el manicomio cuando estaba internado: Rómulo el Guapo, que ha desaparecido.  Rómulo tiene una mujer muy guapa, una hija adolescente y entrometida, la Quesito, que como posee teléfono móvil ayuda al detective.  Otros ayudantes que contrata, a cambio de algún bocadillo, son estatuas vivientes de las que pululan en Barcelona y otros ejemplares de la cutrez nacional más desopilante y por desgracia más realista, porque aunque Mendoza diga que esto no es realismo, ya, y lo del Lazarillo de Tormes y lo del Quixote, qué.

La idea me vino cuando pasaba por una callecita de Barcelona. Había un local con dos letreros. El primero decía: Centro de Yoga Jardín de la Perfecta Felicidad; en el segundo: Se traspasa. Eso es lo que está pasando”.

Y lo que está pasando es: “Con la crisis hemos recuperado algo que no debimos olvidar, que este es un país pobre y cutre”.

Esta no es la Barcelona a la que va el turista inglés de clase media, a embobarse viendo catedrales cutres a medio hacer como esa de Gaudí y comer barato y beber vino de un euro, aunque se parece más a la Barcelona de las putas que cogen en la calle a una cuadra de la Rambla  -y anda que la Rambla de madrugada, con las prostitutas derrengadas que pasean por ahí, o los travestis de la estación de tren, eso es otro turismo.

* Para degustar:  Contrata al Pollo Morgan, estatua viviente, para que vigile

«/…/ antes de la apertura de las pocas tiendas que no vacaban, la estatua estaba emplazada frente a la casa del Rómulo el Guapo.

— ¿No le chocará a nadie que haya haya elegido este lugar? –  dijo el Pollo Morgan antes de adoptar su regia pose de la Reina Leonor de Portugal.  -por esta plaza no pasa ni Cristo.

-Bah, la gente ni se fija.  Y en fin de cuentas, ¿qué más te da? Yo cubro el lucro cesante. Tú preocúpate de mirar fijamente aquel portal.  Sin pestañear.  Si entra o sale alguien, me avisas. Anota mi móvil.

-No puedo. Yo me debo a la inmovilidad.

-Y si tienes pis?

-Llevo dodotis.

-Bueno, pues toma nota mental y yo vendré a la hora de comer a que me des el parte.

.

http://es.wikipedia.org/wiki/Eduardo_Mendoza_Garriga

Otras novelas con el mismo anti-héroe cutre

El misterio de la cripta embrujada

La aventura del tocador de señoras

Otra notable novela de Mendoza es una parodia del género histórico, un romano con diarrea:

El asombroso viaje de Pomponio Flato

———————————————————–000———————————————

Para saber más

Barcelona, el Prostíbulo de Europa en la Calle

Barcelona Cultura

,,

Por Armando

Un comentario en «Leyendo ‘El Enredo de la Bolsa y la Vida’ de Eduardo Mendoza»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.