Un viaje alucinatorio por las entrañas podridas del Londres victoriano

Dan Simmonns es un escritor americano famoso por su serie de libros de ciencia ficción basados en ciertos poemas de Keats, Hyperion.

Drood reciente novela tiene como pretexto la última novela de Dickens, que dejó incompleta The Mistery of Edwin Drood.

El narrador -y nunca hubo otro más unreliable narrator que éste- es Wilkie Collins, el famoso autor the The Woman in White o sea el inventor de la moderna novela de detectives. Tan famoso en su tiempo como Dickens, a veces vendió más que él, Collins a quien reconcome una violenta envidia por su editor y amigo Dickens lo quiere matar y alucina o vive asombrosas historias.

Collins, adicto al opio es arrastrado por Dickens a las profundidades de las cloacas de Londres donde vive una humanidad desplazada hasta de los peores tugurios victorianos.
El amo de esa masa de desposeídos es Drood, un ser no del todo humano, a quien Dickens encontró en un terrible, real y famoso accidente de tren. Dickens se salvó por poco de ese accidente y vio a Drood revolotear como un maligno ser alrededor de los moribundos, que pronto morían tras su contacto, eso le contó a Collins.

Drood es quizás hijo de Lord Lucan -a quien habría asesinado brutalmente- y de una egipcia y gran sacerdote de la misteriosa y antigua religión de los egipcios.

Dickens conduce a Collins por un cementerio hasta esas cloacas -pasarán por un enorme fumadero de opio, donde los adictos en nichos se entregan al delirio de la droga: Collins luego regresará continuamente a ese antro a satisfacer su vicio- y viven escenas del mayor terror.

Collins más tarde es capturado por el infame Drood para sus viles designios, que le implanta un escarabajo sagrado en su cerebro, escarabajo que siente correr y comerle y mirar por sus ojos.  O es una alucinación causada por el opio y el láudano que consume, o por la ifilis que Collins tiene o sospecha

En una ciudad sólo en parte propiedad de las clases victorianas, donde la policía impone un orden brutal y son jueces y verdugos que garantizan la paz social, en una sociedad de inmigrantes chinos, marineros alemanes, laskars hindúes, una ciudad asentada sobre un suelo palpitante de millones de cadáveres, regada por un río de aguas fementidas el genial Dickens y su némesis Drood tienen una lucha que es la lucha entre el bien y el mal interpuesto por el narrador no-confiable, Wilkie Collins.

Una novela apasionante, muy larga 800 páginas y a veces hidrópica de detalles literarios tan inflamada como la pierna izquierda de Dickens.

Nota. Inserto acá una foto de cuatro libros míos; he comentado dos,  «Apenas Sensitivo» y ahora Drood porque nunca faltan envidiosos en la vida que se creen que porque ellos no compren ni lean libros no los compran o lean los demás
,,

Por Armando

2 comentarios en «Leyendo ‘Drood’ de Dan Simmons»
  1. […] por ejemplo hacía caminatas diarias de 20Kms -era alto y delgado y los amigos a los que invitaba como Wilkie Collins, obesos y dados a la buena mesa, el beber y otros placeres no podían seguirlo.Para saber másHow […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.