Esa fruta cada vez más amarga y fea y los trabajadores que la cosechan en Europa

En España el desempleo obliga a los trabajadores de la construcción que ganaban buen dinero a pelear por el trabajo de juntar fresas contra los desheredados del África que no se esperaban esta triste realidad europea.

Campos de Huelva

Desempleados y angustiados por pagar las elevadas hipotecas que les endiñaron los especuladores de las inmobiliarias, de la banca y de las constructoras se agolpan cerca de los campos y amenazan con tomarlos si no les contratan, siempre por salarios muy inferiores a los que ganaban.

En los montes cercanos, protegidos por miserables aripucas de trozos de plástico de los invernaderos están los africanos, que bajan todos los días a ver si les dan tarea y comen de los escasos auxilios sociales que hay.  «Si llego a saber que Europa era esto no vengo», dicen los morenos.

En el Norte de Europa, en las Islas Británicas es igual

«Rusitos» engañados

Los cultivadores de fresas en Inglaterra, una mala ralea de ladrones todos ellos, importan jóvenes, universitarios muchas veces, de Polonia, de Rusia, de los países bálticos.  Les engañan prometiendo sueldos altos que cuando los traducen a los de su país parece mucho, luego les roban cobrándoles un disparate por la miserable acomodación donde los meten, les descuentan por cualquier cosa, les cobran un disparate por la comida y el transporte y si se comen una fresa los despiden.

Son tan hijos de puta que aún se quejan si las empresas de personal les mandan algunos polacos borrachos: «queremos universitarios que vengan a juntar las strawberries, no estos borrachos», dicen.

Las junte tu puta madre.  Por supuesto no consiguen ingleses a quienes engañar, los de la localidad los odian, y tratan de cerrarles los campos y todo,  con justificadas razones.

La cuestión que los pobres rusitos se vuelven sin haber ahorrado nada después de haber trabajado mucho, hacerles la tarea y pasarla mal.

Los negros y moros van a España y los rusitos a Inglaterra y en todas partes igual y peor.

Por Armando

Un comentario en «Las Fresas de la Ira»
  1. Como que los negros que laburan en Erpanha laburan en Europa? Noooooo, laburan en el norte de Africa, Europa empieza en los Pirineos, gallego bruto!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.