La Extravagancia y Despilfarro de Bodas, Bautizos, Comuniones y otros Exhibicionismos debe terminar en España.  Acabar a las 23:00, a las 11 de la noche, que mañana hay que trabajar.

Estos tremendos gastos superfluos NO avivan la economía, como se puede creer sino que la arruinan.  Todos estos dispendios deben controlarse, y terminar a esa hora razonable.

Terminar el consumismo de comida, el comercio y el bebercio a las 11 de la noche, para mañana estar en condiciones de trabajar.  Y eso aunque sea Sábado de Noche, así el Domingo en vez de estar abotagado se puede hacer algo.  Al menos pensar.

Una filosofía positiva así está en la costumbre inglesa del Drinking-up time.  Durante la Primera Guerra Mundial, con la juventud muriendo en las trincheras no era tolerable que los obreros o empleados civiles se quedaran emborrachándose hasta tales horas.  Luego al otro día no podían trabajar bien y tenían que hacer balas y cañones.

Por eso pusieron una hora temprana de cierre obligatorio, con severas sanciones al que incumpliera.  De mañana  por supuesto estaba prohibido expender alcohol, y sólo servían a la hora de comer a mediodía, y luego cerraban hasta las cinco de la tarde, hora que se sale de trabajar.  Siempre fue Inglaterra una sociedad de orden.  No como los países hispánicos, donde nunca ha habido libertad, lo que ha habido siempre ha sido desorden.

En Alicante, gobernando un alcalde del PSOE, intentó que cerraran los pubs del casco viejo a las 3 de la mañana como dice la ley, y fueron los borrachos y los dueños y le quisieron prender fuego al ayuntamiento.  Perdió las elecciones (a lo mejor de enviar a la fuerza pública y reventar a palos a los borrachos y medradores en un ejercicio correcto de la severidad, hubiera ganado) entró el partido popular de la extrema derecha de Alperi, y pocos años después y ahora es Alicante la provincia más arruinada y peor de España y la ciudad de Alicante en particular un páramo de desempleo, y eso si son obreros o son universitarios.

Se impone austeridad y moderación en los gastos privados para que quede dinero para gastos e inversiones de rendimiento.  Esa idea de analfabeto, de gasto de vicio que así circula el dinero está resultando en un desastre como se comprueba en Alicante, y sólo le da de medrar a gente que no vale para nada.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.