bombacha

«La bombacha de la bruja«, «La flor nacional«: así y otros nombres peores les ponen en el mundo a las feas bolsas de polietileno que las vuela el viento, las clava contra matas, ramas y alambrados. Contaminan, afean todo, matan a la fauna, degradan el ambiente, tapan las alcantarillas y en caso de inundación agravan el desastre.
Hay una zona en el Pacífico, del tamaño de Texas, donde las corrientes han acumulado bolsas de plástico, las tortugas y las gaviotas mueren porque las comen confundiéndolas con medusas. Los oceanógrafos lo han descrito como un espectáculo dantesco, portento de los tiempos que vienen si no se para la comodidad del consumismo.
En muchos países las han prohibido ya. En Bangla Desh, en Uttar Pradesh se dieron cuenta que cuando llega el monzón las bolsas les tapaban las alcantarillas y la gente se ahogaba por culpa de esto. En Irlanda te las cobran caras en el supermercado si pides una bolsa y en Inglaterra están estudiando prohibirlas. Ya muchos supermercados usan bolsas de material biodegradable (es un derivado del almidón) y hay una campaña de concienciar al público de que use bolsas de tela, o de tejido, o capazos o al menos las bolsas en el supermercado. Esta campaña tiene gran éxito pero no se puede dejar a la buena voluntad del público, porque hay demasiadas personas descuidadas o de mala voluntad.
El polietileno está hecho de petróleo y es indestructible en condiciones naturales durante miles de años. Reciclar las bolsas de plástico para hacer más plástico no es rentable incluso si el público colabora mucho, como en Europa, y las deposita en contenedores.

Un buen gobernante se debe distinguir no sólo por lo que hace, sino por lo que no deja hacer.

El Dr Tabaré Vázquez debe prohibir las bolsas de polietileno colocando al Uruguay a nivel avanzado, usando en su lugar bolsas de papel, industria nacional de la que vais a tener mucha a la brevedad. A esa materia prima se le debe encontrar salidas nacionales y además rápido.
El papel como contaminante del medio ambiente y a más en las condiciones uruguayas de humedad y temperatura, es destruído por hongos, bacterias e insectos sin dejar rastros. Es madera, al fin de cuentas.

Por Armando

Un comentario en «Las bombachas de las brujas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.