Como siempre en Uruguay, un año eres un Señor exportador, al otro año un señor bichicome.
El brutal aumento del precio del petróleo y en consecuencia del combustible de aviación va a hacer inviable enviar blueberries (arándanos, frutos del bosque) a los EE.UU. y Europa.
Sumemos la Depresión Económica en marcha, y se acabaron los mercados extranjeros.
Para las blueberries y para muchas cosas más.
Puede que aún exporten un par de veces, pero les queda a los productores uruguayos y chilenos, un par de cortes de pelo.

El gobierno debe ANTICIPAR y para evitar la ruina de estas honestas personas y la pérdida de puestos de trabajo, inversiones, experiencia y tecnología aportar ayudas para la instalación de secaderos de blueberries y otras frutillas de alto contenido en agua.
Para que se puedan exportar secas. Y para congelados, compotas y uso en panadería.

Mientras escribo esto me estoy comiendo unas blueberries secas que compré en el supermercado Tesco en Buckingham.
Dice en el paquete «Produce of USA».
Para que aprendáis como se hacen las cosas.
.
Las blueberries, y esto es una verdad científica comprobada, contienen antioxidantes beneficiosos contra el alzheimer y contra las arrugas de la cara de las señoras.

En UK se venden frescas, secas, en compota, en helados, en madalenas, en barritas de cereales, en paquetes congelados de medio kilo junto con moras y frutillas. Menudo mercado tienen. Y son caras.

El Mercosur y el Uruguay alcanza para consumir esa producción uruguaya, que además no es tanta cantidad.

Además para los caballeros: comer blueberries alarga la pija y la pone más gorda.
Yo por eso me como los blueberries a puñados.
.
PS. Agosto 2008. Aunque la ruina del transporte por avión de estas frutillas es segura pasará cuando tenga que pasar y todavía no ha pasado.
Una cosa curiosa que a pesar de que el país exporta blueberries los uruguayos no las cultivan en sus jardines, siendo una planta que da frutos caros y que tienen antioxidantes y vitaminas, contra las arrugas y la vejez. Yo le he mandado a una uruguaya semillitas de Blueberries y de Grosellas, a ver si tiene éxito en cultivarlas en su jardín, y también ajíes tailandeses chiquitos pero de la mala palabra, para darle gusto a la comida, al chimichurri y asados.

Por Armando

Un comentario en «Las Blueberries en Uruguay ya fueron»
  1. Hola…queria agradecerte la opinion sobre los arandanos,pues me vino bastante bien.Estoy viendo como todo se viene barranca abajo como tu decias y queria tener el comentario de otra persona que me diera su vision de la actual situacion en nuestro pais. No tengo nada que ver con el campo pero queria invertir en alguna de esas empresas que venden partes/acciones de las plantaciones de arandanos que tienen y van generando ganancia año tras año sin tener que trabajarlos yo. Pero ya ultimamente estaba bastante indeciso y ahora tengo otra opinion mas Gracias…
    Deivy desde Montevideo Uruguay.
    AGL. Respuesta. ¡Gracias! Pienso que en Uruguay inversiones en compañías de energía, o relacionadas, pueden dar un retorno al menos seguro: cuando la marea se alza, levanta todos los barcos. Lo que pasa que ANCAP y UTE casi monopolizan todo, pero empieza alguna otra empresa, hay también empresas de toda la vida que suministran repuestos o generadores. Si el biodiesel se vuelve una realidad -a pesar de la competencia desleal que le hacen- puede ser otra.
    Y están los temas de siempre, los frigoríficos, la lana que algo mejora (las fibras se hacen con petróleo), la inmobiliaria, los importadores, el turismo, los préstamos. En Uruguay son habas contadas.
    En España el público invierte en fotovoltáicos, empresas que venden incluso un panel o los que se quieran en parques solares. Están sujetos a severos controles precisamente para evitar estafas al inversor. Desde luego inversión inmobiliaria en España difícil que le de rentabilidad a corto o medio plazo aunque el que sabe y está puede comprar ahora muy, muy barato, pero tendrá que aguantar lo que ni se sabe de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.